Líder en información
económica del negocio
de la moda

Opinión

Una semana de la moda más red carpet que nunca

Una semana de la moda más red carpet que nunca

Paloma Díaz Soloaga

22 sep 2022

Las campanadas de fin de año en la moda no suenan la noche del 31 de diciembre, sino algún día de principios del mes de septiembre. El comienzo del año lo marca el final del estío: el día que cierran las piscinas y que nos terminamos de quitar la arena de la playa de los pies, tras haber vivido el verano más caliente del siglo.

 

Marca el pistoletazo de salida la presentación del informe “El diseño de moda español en cifras” de Modaes y Acme y, acto seguido, comienza el repertorio de desfiles y presentaciones con las propuestas para el verano de 2023. La Mercedes Fashion Week Madrid y la plataforma Madrid es Moda ofertan un catálogo de desfiles, eventos y presentaciones, que llenan la capital de una actividad frenética durante una semana completa.

 

Entre esas propuestas lo que más llama mi atención es la omnipresencia de colecciones para lucir en escenarios de ocio y celebración: vestidos, trajes, faldas, blusas, pantalones de fiesta y ceremonia, bastante sofisticados pero comprensibles por la consumidora española que continúa siendo conservadora en sus elecciones. Magníficos desfiles como el de The 2nd Skin, Claro Couture, Isabel Sanchís, Pedro del Hierro y -salvando las distancias- Redondo Brand, la marca asequible de celebrities e influencers con menos recorrido pero grandes dosis de audacia.

 

 

 

 

Entre todas las marcas destaca Teresa Helbig como caso aparte, ya que el modo de trabajar de su taller en Barcelona se asemeja al primor de la alta costura francesa y Hannibal Laguna que sobresale por su oficio, al haber logrado dominar el patronaje hasta equipararse a cualquier firma internacional de primera línea. Está claro que el paso de los años mejora sustancialmente el conocimiento que estas marcas transmiten a su equipo, llegando a alcanzar un know how inigualable y que sin duda dará más y mejores resultados de ventas con el paso del tiempo.

 

Nos da mucha pena no haber visto en esta temporada el trabajo siempre exquisito de Jorge Vázquez, otro de los grandes que además de su marca, ahora diseña las colecciones de la recuperada Pertegaz.

 

Esta tendencia nos habla de un bullicioso mercado de la fiesta: las marcas españolas están listas para vestir de lentejuelas y colores efervescentes “la gran ocasión”, cada vez más frecuente en un país que sofistica sus modos de disfrutar de los grandes eventos. Ya no hablamos solo de Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao o Marbella (y Málaga), ni tampoco del Levante en todo su esplendor (Valencia, Alicante y todos sus rutilantes destinos de playa), sino que se ha recuperado la costumbre de celebrar fiestas y sacramentos (bodas, bautizos, primeras comuniones) en palacios, fincas, pazos, masías, cortijos, caseríos y cigarrales con gran esplendor.

 

 

 

 

La sorpresa de esta temporada fue Álvaro Calafat, que este septiembre desfiló por primera vez en la Fashion Week para demostrar, una vez más, que de Andalucía es de donde salen más diseñadores con diferencia. Sus propuestas efectistas, esconden un fondo clásico que una vez superada la barrera del escándalo, pueden dar frutos comerciales. Todo depende de cómo sepa gestionar los siguientes pasos. Quizá su modelo a seguir sea el que le marca Leandro Cano, que decidió no invertir esfuerzos en un desfile en la agenda de la MBFW pero a cambio, se ha asociado felizmente a Es Fascinante y junto a Valentina Suárez-Zuloaga realizó un “how to wear” de su última colección.

 

Además de IFEMA y la Serrería Belga, el otro gran lugar de encuentro de la moda durante la Fashion Week es los hoteles y palacios de Madrid: Gran Hotel Inglés, el hotel InterContinental, Gran Meliá Palacio de los Duques, Wellington Hotel animan sus horas más prudentes, con la presencia de periodistas, amigos y compradores de las marcas.

 

El desfile se convierte en ocasión única para que los que vivimos en la ciudad podamos la atmósfera del lujo local: asociar la moda a lugares reales en los que se puede lucir es sin duda un gran acierto. Las colecciones cobran mayor relieve y se añade un toque de importancia que ayuda a entender la dirección en la que avanza la marca: es el caso del desfile de Alvarno el pasado mes de junio en el Palacio de Liria para presentar la colección Cartier.

 

 

 

 

También de fiesta, pero en una versión contemporánea y osada, fueron las propuestas de Pilar Dalbat que repite en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid con propuestas futuristas y muy textiles, Roberto Diz, con una colección de transparencias bastante imponible y Ulises Mérida cuya explosión de casticismo a golpe de pasodoble con la banda “Cisneros” tocando en directo, le hizo merecedor del premio al mejor diseñador de la MBFW.

 

Pero debo reconocer que echo de menos presentaciones como las de Roberto Verino en el exclusivo hotel Madrid Edition (del grupo Marriot). Sus propuestas elevan el look de diario a un nivel premium y, además, es posible saludar al diseñador o confirmar con la directora ejecutiva de la marca, Dora Casal, el nuevo impulso que se quiere dar a la marca para que siga creciendo en mercados internacionales.

 

Para terminar de escribir este artículo repaso en YouTube algunos desfiles recientes del país vecino y veo Celine lleno de vaqueros, sudaderas y chaquetas de cuero, Jill Sander plagado de vestidos y abriguitos de tweed e Isabel Marant con jerséis oversized, petos y botas altas. Me pregunto por qué en nuestro país no nos satisface ver desfiles con ropa para vestir el día a día. ¿Por qué disfrutamos más con la ropa imponible que con la glorificación de lo cotidiano?

 

Quizá tenga que ver con el tedio que nos produce el trabajo ordinario y debamos recuperar la belleza escondida de lunes a viernes.  La moda nos puede ayudar a conseguirlo.

Paloma Díaz Soloaga

Paloma Díaz Soloaga

Paloma Díaz Soloaga es profesora Titular de Intangibles y Moda en la Universidad Complutense de Madrid. Ha dirigido durante trece años el Diploma en Comunicación y Gestión de Moda de la Universidad Villanueva, del que ahora es Directora Honorífica. Ha publicado dos libros sobre gestión de marcas de moda y en 2019 un manual sobre cultura en las organizaciones. Además, la académica es profesora visitante de Harvard University, Fashion Institute of Technology en Nueva York, University of Illinois Urbana Champaign, Glasgow Caledonian University y UCSD. Durante su trayectoria, Díaz de Soloaga ha sido directora del Área Comunicación y Moda del ISEM Fashion Business School de la Universidad de Navarra (2007-2010) y coordinadora académica de Condé Nast College. Jurado de La Jolla Fashion Film Festival (California) y de Madrid Fashion Film Festival. Miembro del Consejo Editorial de las revistas Fashion Marketing and Management y Communication Theory.