Líder en información
económica del negocio
de la moda

Opinión

Hermès y el MetaBirkin: infringiendo marcas en el metaverso

Victoria Sofía Martín Santos

1 mar 2022

Hermès y el MetaBirkin: infringiendo marcas en el metaverso

Los MetaBirkins de Rothschild

 

 

Comprar un Birkin de Hermès no es una tarea fácil. La producción del icónico bolso es tan limitada que los clientes no sólo deben hacer frente a su elevado precio, sino pasar humildemente por una lista de espera. Esto ha generado un boyante mercado de segunda mano para clientes impacientes donde un Birkin puede llegar a costar el doble o triple de su precio oficial.

 

Era cuestión de tiempo que un producto tan emblemático acabara recalando en el metaverso. En mayo de 2021, el creador de NFTs Mason Rothchild creó una pieza única que representaba un feto gestando dentro de uno de estos bolsos. Lo llamó BabyBirkin y lo vendió por 23,500 dólares. Queriendo repetir la exitosa jugada, Rothschild lanzó diciembre una línea de cien MetaBirkins, NFTs que representan el bolso en distintos colores con una textura de peluche. Hermès no ha sido en esta ocasión tan tolerante y ha iniciado acciones legales por infracción de marca contra Rothschild, que, por su parte, ha contestado acogiéndose a la Primera Enmienda (el texto legal estadounidense que consagra la libertad de expresión).

 

Los NFTs (tokens no fungibles, por sus siglas en inglés) son obras de arte digitales numeradas y limitadas gracias a la tecnología blockchain. La genialidad de los NFTs reside en que han conseguido trasladar al mundo digital la característica clave de los productos de lujo: la escasez. Como se ha explicado más arriba, es la escasez precisamente lo que ha conseguido encumbrar al Birkin como epítome del lujo, no gracias a su precio, sino a la dificultad de conseguirlo.

 

 

 

 

Este enfrentamiento entre Hermès y Rothschild presenta varios ángulos interesantes desde el punto de vista jurídico. El primero es el debate sobre la intersección de derechos de marca y el arte. Esto no parece banal, puesto que Hermès no se opuso a la primera obra individual de Rothschild, el BabyBirkin, pero sí a esta segunda serie, que parece más una iniciativa puramente comercial que artística.

 

En segundo lugar, y mucho más importante, este litigio nos podrá explicar si podemos aplicar nuestras leyes y principios analógicos en el mundo de los objetos virtuales. Como sucede a menudo, las leyes van por detrás del desarrollo tecnológico y los abogados nos encontramos con preguntas difíciles de contestar. Este es, junto con el de Nike, uno de los primeros casos que se presentan sobre NFTs y propiedad intelectual por lo que abrirá el camino y guiará la interpretación en el futuro.

 

En este sentido, la demanda de Hermès contra un objeto virtual se basa en los derechos de marca adquiridos por la casa francesa con respecto a bolsos reales en el mundo real. Existe ahora mismo un debate entre en los expertos en derecho de marcas sobre si las empresas necesitarían registrar nuevas marcas específicamente para bienes virtuales, o si bastan aquellas referidas a los objetos del mundo real en los que se basan. Este caso nos ayudará sin duda a elucidarlo.

 

 

 

 

Igualmente, expertos en NFTs y blockchain advierten que hay una gran confusión sobre la naturaleza de estos bienes virtuales y que puede ser muy relevante de cara a una infracción: los NFTs que los compradores adquieren no son las imágenes que vemos de los mismos, sino líneas de código únicas que apuntan a dicha imagen. Es decir, los NFTs no contienen en sí mismos el material infractor que ha generado la demanda.

 

Por último, se plantea la duda de cómo se dispondrá de los bienes en caso de que Hermès ganara su demanda. La casa francesa ha exigido que se destruyan los MetaBirkins, pero los NFTs, en virtud de la tecnología blockchain, no pueden ser completamente destruidos.

Mientras encontramos respuestas a estas cuestiones, nos queda preguntarnos ¿qué pueden hacer las marcas para protegerse de las potenciales infracciones del metaverso? De momento, podemos contar con la colaboración de las plataformas de venta de NFts, que están siguiendo la senda tradicional de cualquier ecommerce y abriendo canales donde recibir quejas por infracciones. OpenSea, la plataforma líder en venta de NFTs y donde se ofertaban los MetaBirkins originalmente, ya los ha retirado de la venta y ahora solo se pueden encontrar en la web creada por el artista para este fin.

 

Los NFTs y el metaverso han monopolizado la atención tanto del mundo de la moda como de la profesión jurídica en los últimos meses. La realidad es que aún no tenemos muy claro si serán una revolución, una burbuja, o simplemente, más de lo mismo. Gracias a Hermès y a sus acciones legales podremos acercarnos más a la respuesta correcta.

Victoria Sofía Martín Santos

Victoria Sofía Martín Santos

Victoria Sofía Martín Santos es abogada especializada en propiedad intelectual y derecho de la moda. Es licenciada en derecho por Icade y la Université Libre de Bruxelles y alumni del Magister Lvcentinvs de Alicante. Actualmente dirige la boutique legal Esquivel & Martín Santos.