Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Asos capitaliza la cuarta ola y dispara sus ingresos un 25% de septiembre a febrero

La compañía triplicó su beneficio antes de impuestos, que se situó en 106,4 millones de libras (123,5 millones de libras) en el periodo, aunque el margen bruto retrocedió.

Modaes

8 abr 2021 - 10:27

Asos capitaliza la cuarta ola y dispara sus ingresos un 25% de septiembre a febrero

 

 

Las tiendas vuelven a cerrar y Asos se dispara de nuevo. El pure player británico, que a principios de este año se hizo con Topshop, ha cerrado el primer semestre de su ejercicio fiscal con un crecimiento de la facturación del 25% y triplicando su beneficio. El periodo (de septiembre a febrero) coincide con el estallido de la tercera y cuarta ola del Covid-19, que han motivado nuevas restricciones en Europa.

 

La empresa facturó 1.975,9 millones de libras (2.293 millones de euros) en el primer semestre. El crecimiento estuvo motivado, en parte, por la incorporación de 1,5 millones de nuevos clientes activos, hasta una base de 24,9 millones de consumidores. De ellos, 7,8 millones están en Reino Unido y el resto en el extranjero.

 

El margen bruto, sin embargo, cayó en 200 puntos básicos, hasta el 45%, debido en parte a que el mix de productos condicionado por la pandemia (menos fiesta y más íntimo y moda casual), el impacto de los tipos de cambio y el aumento de los costes de transporte.

 

 

 

 

El resultado antes de impuestos se situó en 106,4 millones de libras (123,5 millones de euros), frente a los 30,1 millones de libras del mismo periodo del año anterior. Por mercados, Reino Unido, uno de los mercados europeos que implantó un confinamiento más duro desde enero, registró un alza de las ventas del 39%.

 

En la Unión Europea, Asos avanzó un 18% y en Estados Unidos, un 16%. La empresa precisa que Irlanda siguió creciendo de forma “excepcional”, mientras que la facturación en España retrocedió respecto al año anterior. Asos argumenta esta caída por “el impacto económico del Covid-19 en nuestra base de consumidores veinteañeros y la agresiva competencia local”.

 

El pasado febrero, la compañía cerró la compra de las marcas Topshop, Miss Selfridge y Hiit, hasta entonces propiedad de Arcadia, que fueron relanzadas sólo tres semanas después. Los costes de integración se han reducido de los 20 millones de libras (23 millones de euros) previstos inicialmente a la mitad.

 

 

 

 

Durante el periodo, Asos también ha continuado reforzando su plataforma con la incorporación de 120 nuevas marcas y 18.300 nuevos puntos de entrega físicos en todos los mercados en los que opera.

 

“Un año después del estallido de la pandemia, somos una organización más ágil, más flexible y más resiliente”, ha asegurado Asos, aunque precisa que contempla “más disrupciones económicas y confinamientos esporádicos” en los próximos meses.

 

El Covid-19 ha tenido un impacto en parte positivo en la empresa, con una caída del gasto del almacenamiento y la distribución que se vieron compensados en parte por un aumento de los costes de transporte. Con todo, el saldo es un impacto positivo de 48,5 millones de libras por el Covid-19.

 

El capex de Asos ascendió a 64,7 millones de libras (75 millones de euros), excluyendo la compra de las marcas de Arcadia, que se destinaron a la automatización de su hub europeo, la apertura de un nuevo fulfilment centre en Lichfield y otros proyectos en su plataforma tecnológica. Para el año completo, el grupo mantiene su previsión de invertir 190 millones de libras en total.

 

Cinco pilares

La compañía, que cotiza en la bolsa de Londres, tiene en marcha un plan estratégico que pasa por cinco pilares: convertirse en un “verdadero retailer global”, impulsar sus marcas propias; reforzar su plataforma “flexible y multimarca”; mejorar la experiencia del consumidor con datos e inteligencia artificial, y apoyar el crecimiento a través de un modelo operativo “efectivo, eficiente y sostenible”.