Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Marruecos, el ‘hub’ de moda ‘low cost’ en cercanía, en busca de más inversión

Mano de obra barata, productos básicos y ubicación estratégica entre tres continentes son los factores que le han servido a Marruecos para posicionarse como uno de los principales polos de aprovisionamiento del sector de la moda.

C. Juárez

28 mar 2022 - 04:48

Marruecos, el ‘hub’ de moda ‘low cost’ en cercanía, en busca de más inversión

 

 

Redefinir el sourcing tras la pandemia se ha convertido en unos de los principales retos de la industria de la moda ante la urgencia de la sostenibilidad y la necesidad de diversificar riesgos y tejer relaciones más sólidas con los proveedores. En este nuevo Insight, patrocinado por Lectra, Modaes.es repasa las claves de la cadena de aprovisionamiento de la moda a escala global y aborda la situación de los principales hubs de producción del sector y las materias primas.

 

Productos básicos a bajo precio en la encrucijada entre Europa, América y África. Este es la baza a favor con la que juega el sector del textil y la confección de Marruecos, además de calidad en la producción, ventajas arancelarias, y, sobre todo, cercanía a Europa, que hace que disminuyan los tiempos de entrega. En los últimos años, el país ha perdido posiciones frente a Turquía.

 

El país se ha erigido en los últimos años como uno de los principales polos de aprovisionamiento de la moda en cercanía, gracias a la relocalización de la industria y la mano de obra barata (el salario mínimo de un trabajador en la industria es de 261,3 euros mensuales). Sin embargo, el sector pelea ahora por crecer y arañar cuota a otros hubs baratos de cercanía como Turquía.

 

El país también compite con Turquía en salarios. El salario mínimo de un trabajador de la industria marroquí de la moda asciende a 142,7 euros al mes, mientras que en Turquía el salario mínimo para un trabajador del sector es de 104,5 euros. 

 

 

 

 

La Asociación de la Industria Textil y de la Confección de Marruecos (Amith, por sus siglas en francés) ha puesto en marcha un programa estratégico para atraer inversión y más negocio a la industria de la confección a medida que los principales operadores europeos y estadounidenses están trasladando su producción en cercanía.

 

El programa The Textile Sector: 2035 Visions and Convictions tiene como objetivo impulsar las exportaciones de prendas de vestir y textiles del país y recuperar los niveles previos a la pandemia. El sector del textil y la confección en Marruecos engloba a 1.628 empresas y emplea a cerca de 189.000 trabajadores, exporta cerca de 3.880 millones de dólares anuales y aporta cerca del 15% del Producto Interior Bruto (PIB).

 

 

 

 

El sector tiene una capacidad de producción de 1.000 millones de piezas anuales, genera una cifra de negocio de 4.654 millones de euros al año y es el séptimo mayor proveedor de ropa de Europa, según datos de Amith.

 

Para incentivar la industria de la confección en el país, la asociación ha puesto en marcha una estrategia que pasa por aumentar la flexibilidad, innovación, calidad y sostenibilidad del sector.

 

Si se cumplen las previsiones, de acuerdo al plan, Amith prevé que para 2035 el sector del textil y de la confección de Marruecos genere exportaciones por valor de 6.300 millones de dólares, incrementando las ventas principalmente a Europa y Norteamérica. La asociación también espera incrementar el valor promedio de las prendas producidas en el país.

 

Además de incrementar sus ventas al exterior, Marruecos también está desarrollando un plan estratégico para potenciar la demanda en el mercado interno, con la creación de más marcas nacionales. El plan está respaldado por el Ministerio de Industria y Comercio del país.

Marruecos también ha beneficiado del Global Textiles and Clothing Programme (Gtex) en Oriente Próximo y el norte de África, un programa que promueve las exportaciones de textiles y prendas de vestir en los países de ambas regiones. El programa está financiado por Suiza y Suecia y tiene como objetivo invertir en las empresas más competitivas del sector manufacturero.

 

 

 

Además, el país prorrogó un año más el pasado 1 de enero el acuerdo de preferencia sobre el textil turco. La medida, establecida por la Administración de Aduanas e Impuestos Directos (Adii) se concreta en que los productos textiles turcos tienen que pagar más aranceles para entrar en Marruecos.

 

Desde 2006 Marruecos tiene un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos que permite las exportaciones ilimitadas de prendas de vestir. Con todo, Marruecos queda lejos de ser uno de los principales socios del país norteamericano, copando menos del 1% del total de las importaciones de Estados Unidos de moda, hasta 194.039 millones de dólares en 2021, según datos de la Oficina de Textiles y Prendas de Vestir (Otexa, por sus siglas en inglés).

 

Para España, sin embargo, Marruecos es uno de los principales polos de aprovisionamiento, ocupando la sexta posición en el ránking de mayores proveedores de la industria española del textil. En 2021, las exportaciones marroquíes de moda a España se elevaron un 30%, hasta 1.656 millones de euros. Con todo, el sector no recuperó los niveles previos a la pandemia, quedándose un 3,3% por debajo de 2019, según datos de Icex España Exportación e Inversiones.