Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

De un gremio medieval a una industria profesionalizada: ¿Quién maneja los hilos del algodón?

La industria textil algodonera de España factura cerca de 2.100 millones de euros al año, con una producción anual de 72.000 toneladas y da empleo a cerca de 5.800 personas. El sector tiene su origen en la Comisión de Fábricas de Hilados y Tejidos y Estampados de Algodón del Principado de Cataluña.

De un gremio medieval a una industria profesionalizada: ¿Quién maneja los hilos del algodón?
La industria textil algodonera en España comenzó a despuntar en 1771 bajo el reinado de Carlos III.

C. Juárez

27 sep 2022 - 05:00

Se cultivó por primera vez en India y hoy es la segunda materia prima de la moda. En este nuevo Insight, patrocinado por Bcome, Modaes repasa los principales datos del oro blanco de la moda, el algodón, desde cuáles son los principales polos de producción en el mundo hasta su cultivo en España.  

 

 

La industria de la hilatura y tejeduría del algodón en España se remonta a la Edad Media, con la creación de los primeros gremios artesanales, que con la revolución industrial despuntaron hasta crear una industria profesionalizada. Hoy, el sector, más moderno pero más pequeño, factura cerca de 2.100 millones de euros.

 

 

Tradición familiar, cooperativas y ocho desmotadoras: los operadores del algodón en España  

 

 

El gremio del algodón en España fue, de hecho, uno de los pilares de la industrialización del país, concentrado, sobre todo, en Cataluña. La industria textil algodonera en España comenzó a despuntar en 1771 bajo el reinado de Carlos III, cuando se creó la Comisión de Fábricas de Hilados y Tejidos y Estampados de Algodón del Principado de Cataluña.

 

Sin embargo, fue durante la revolución industrial que se inició en los años posteriores gracias a los procesos de mecanización basados en las máquinas de vapor y en la energía hidráulica cuando dio paso el periodo en el que sentaron las bases. Uno de los retos por aquel entonces fue que la mayor parte del algodón venía de fuera de España.

 

 

 

 

Las primeras sociedades anónimas industriales se crearon en el país a mediados del siglo XIX, impulsadas por grandes familias. Entre las principales empresas de la época se encuentran El Vapor Bonaplata, La España Industrial, La Algodonera o Fabril Algodonera, que serían las tractoras de las posteriores compañías que se fueron constituyendo durante el siglo XX.

 

La Comisión de Fábricas de Hilados, Tejidos y Estampados de Algodón del Principado de Cataluña creada a finales del siglo XIX dio pie a la posterior creación de la organización patronal Fomento del Trabajo, una de las más antiguas de Europa, y que tenía como objetivo defender las empresas industriales catalanas y españolas.

 

La actual asociación Industrial Textil de Proceso Algodonero (Aitpa) es heredera de esa patronal y de la organización del Servicio de Comercio Exterior de la Industria Textil Algodonera (Secea), una entidad creada en 1954 y que recogía el espíritu de las anteriores organizaciones para la defensa de los intereses colectivos del sector.

 

 

 

 

Aitpa se constituyó en 1977, en plena la transición en España. El plan de reconversión textil, la entrada en la Comunidad Económica Europea (CEE), la aplicación del IVA y las consecuentes crisis llevaron al surgimiento de un nuevo sector textil basado en empresas profesionalizadas, con un nivel tecnológico elevado que les ha permitido competir en el mercado global.

 

Actualmente, Aitpa aglutina a 44 compañías especializadas en el proceso algodonero, tanto en el ámbito de la hilatura como la tejeduría. Entre ellas se encuentran Arifil, Calada, Diverchildren, Filats Gonfaus, Fontfilva, Intercot, Juan Boluda, Textil Tapias, Sauleda, Sidogras, Soler Pinto, Textil Dimas o Vertisol Internacional.

 

Las dos principales compañías del sector son Textil Santanderina y Tejidos Royo. Ubicada en el municipio cántabro de Cabezón de la Sal, la primera tiene su origen en 1923 y cuenta con 44.000 metros cuadrados de infraestructura, tres unidades de producción donde se realizan diecisiete millones de metros al año.

 

 

 

 

Tejidos Royo, por su parte, fue fundada en 1903 y cuenta con dos plantas de producción ubicadas en Valencia. La empresa ha diversificado con los años y actualmente, además de la hilatura y la tejeduría, también está especializada en índigo, tintura en pieza y acabados especiales.

 

Actualmente, la industria textil algodonera de España factura cerca de 2.100 millones de euros al año, con una producción anual de 72.000 toneladas y da empleo a cerca de 5.800 personas. El sector exporta bienes por valor de 1.100 millones de euros y consume alrededor de 34.900 millones de toneladas anuales.

 

 

Horizonte: sostenibilidad

 

Presionada por la legislación y los grandes grupos de moda, el principal reto de la industria textil algodonera en España es actualmente la sostenibilidad, “para la que ya se están adaptando las compañías”, explican desde Aitpa.

 

Aunque la economía circular va a ser una necesidad en los próximos años, la pandemia y sus consecuencias, junto con el agudo incremento de los precios energéticos, de las materias primas y de los costes de los transportes, han situado a la industria manufacturera española en un impasse en el que “se hace difícil la planificación y la gestión de las empresas a largo plazo”, aseguran desde la patronal.

 

El objetivo inmediato del sector, según la patronal, es conseguir que las empresas continúen siendo competitivas, “para así poder tener capacidad financiera para acometer las necesarias transformaciones hacia la economía circular, primando el reciclado, la trazabilidad y en general los procesos sostenibles”.