Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Los gigantes de la moda se blindan de inventario: acumulan un 35% más de stock que en 2021

A cierre del primer semestre, Inditex, H&M y Gap, los tres mayores grupos de distribución de moda, sumaban un total de 11.199,5 millones de euros en inventario. “Hemos acelerado temporalmente nuestras compras”, explicó Inditex.

Los gigantes de la moda se blindan de inventario: acumulan un 35% más de stock que en 2021
Los tres mayores grupos de distribución de moda sumaban 11.199,5 millones de euros en stock en sus almacenes.

Isabel Carmona

4 oct 2022 - 05:00

La moda se carga de stock para garantizar el suministro. A cierre del primer semestre, Inditex, H&M y Gap tenían un 35% más de inventario que en la misma fecha de un año atrás. Mientras que en el caso de Gap el aumento se debe al stock no vendido, Inditex y H&M han adelantado compras para hacer frente a potenciales nuevas disrupciones en la cadena de suministro.

 

El desafío estará en que la previsión de compras, realizada después de un buen primer semestre, esté acorde con la demanda de las campañas que están por venir, marcadas por unos tambores cada vez mayores de crisis económica.

 

Los tres mayores grupos de distribución de moda sumaban 11.199,5 millones de euros en stock en sus almacenes, según consta en los resultados publicados por las compañías. La mayor subida interanual en el inventario fue la de Inditex, que aumentó su mercancía un 43,27%, hasta 3.672 millones de euros el 31 de julio.

 

El grupo gallego asegura que el stock en su almacén es de buena calidad, ya que corresponde a un adelanto en su calendario de compras y a mercancía que se venderá en próxima temporada a precio completo.

 

“Ante las posibles tensiones en la cadena de suministro en el segundo semestre de 2022, Inditex ha anticipado temporalmente las entradas de inventario de la campaña otoño-invierno”, explica la compañía junto con los resultados del segundo semestre del ejercicio actual.

 

 

 

 

La estrategia supone un notable cambio para Inditex, que logró capear el golpe de la pandemia gracias precisamente a su flexibilidad en el aprovisionamiento, que le permitió recortar las compras casi en la misma proporción que se contrajo la demanda.

 

El aprovisionamiento en cercanía sigue estando en pie y continúa siendo una pieza clave de nuestra propuesta”, aclaró Marcos López García, director de mercado de capitales de Inditex, en la presentación con analistas de los resultados semestrales del grupo.

 

“Veréis un incremento del inventario en muchos otros operadores del sector”, añadió el ejecutivo. A 1 de septiembre de 2022, la subida del stock de Inditex se había reducido en diez enteros, hasta un 33%.

 

 

 

 

H&M, por su parte, también ha declarado que la subida de su inventario corresponde a un cambio de estrategia para protegerse ante disrupciones en la cadena de aprovisionamiento. “Nuestros pedidos se han adelantado para contrarrestar retrasos”, explica el grupo, aunque añade que esto también se debe a “un incremento en los costes de compras y de transporte aéreo”.

 

A 31 de agosto de 2022, cuando se cierra el tercer trimestre de su año fiscal, el segundo mayor grupo de distribución de moda del mundo contaba con un inventario de 47.141 millones de coronas suecas (4.329,7 millones de euros), lo que supone un crecimiento interanual del 27,9%. Con todo, H&M describe la calidad del stock añadido como “buena” y asegura que “habrá una bajada en los niveles de inventario en relación con la evolución de las ventas”.

 

Hemos aumentado los niveles de stock y planeamos venderlos durante el otoño, así que no habrá repercusiones en el cuarto trimestre”, declaró Adam Karlsson, director financiero de H&M, en la presentación con analistas del grupo sueco.

 

 

 

 

En el caso de Gap, la subida de los niveles de inventario se debe en su mayoría a artículos no vendidos de anteriores temporadas a los que el grupo deberá dar salida en rebajas o con descuento, por lo que se trata de mercancía de baja calidad.

 

“Estamos tomando medidas para reducir el inventario, ordenar nuestros pedidos para acercarnos más a las necesidades del consumidor y gestionar nuestras inversiones”, explicó el grupo junto con el documento de sus resultados semestrales.

 

A 30 de julio de 2022, el tercer mayor grupo de distribución de moda del mundo contaba con 3.197,8 millones de euros en mercancía, lo que supone un crecimiento del 37,4% frente a la misma fecha de 2021. La cifra corresponde a un 10% de inventario pack and hold y un 7% en tránsito. Más de la mitad del stock añadido se compone de prendas básicas.

 

“Este fenómeno no se debe a la calidad de nuestro producto, sino a que el consumidor está comprando cada vez menos básicos como camisetas y pantalones cortos, y está apostando más por prendas como vestidos, pantalones de vestir y tops de punto”, describió Katrina O’Connell, directora financiera de Gap, en la presentación con prensa. “Por eso, queremos apoyarnos más en artículos para salir y menos en casual, tanto con Gap como con Old Navy”, añadió la ejecutiva.

 

 

 

 

Además, en el primer semestre del ejercicio, el margen de inventario del grupo estadounidense se redujo en 850 puntos básicos, lo que el grupo atribuye a una subida de los costes de transporte y un nivel de promociones mayor del habitual, especialmente en su marca Old Navy.

 

“Estamos tomando medidas para devolver el inventario a su tamaño habitual, pero somos conscientes del ambiente de altas rebajas en el que estamos entrando”, apuntó O’Connell, también vicepresidenta ejecutiva de Gap.

 

En el segundo trimestre del ejercicio de la compañía, se vendió inventario de baja calidad por valor de 58 millones de dólares. “Tenemos confianza en optimizar nuestra rentabilidad a corto plazo”, declaró Bobby Martin, consejero delegado interino de la empresa. A cierre del año fiscal, Gap prevé que sus niveles de inventario se reduzcan frente a 2021.

 

Los gigantes del deporte tampoco son inmunes a este fenómeno. La semana pasada, Nike publicó los resultados del primer trimestre de su ejercicio 2023 (finalizado el 31 de agosto) con un nivel de inventario de 9.700 millones de dólares, lo que supone un aumento del 44% respecto a la misma fecha del ejercicio anterior.

 

Según la empresa estadounidense, esto se debe a “inventarios en tránsito a causa de la volatilidad de la cadena de aprovisionamiento”, aunque Nike también explicó que “había experimentado una demanda fuerte en el primer trimestre”.