Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Awwg: tecnología para construir una cadena de suministro “hiperrealista”

“El hiperrealismo ayuda a que el lenguaje, que está limitado por la distancia, sea mucho más claro”, asegura José García Elías, director del área de hombre y responsable de compras y producto de Pepe Jeans, propiedad de Awwg.

C. Juárez

15 jun 2022 - 04:55

Awwg: tecnología para construir una cadena de suministro “hiperrealista”

 

 

¿Cómo se aprovisionan las empresas españolas de moda? ¿Hasta qué punto la digitalización ha impactado en el sourcing? ¿Y en la relación con los proveedores? En la serie Del just in time al just in case: la nueva supply chain, patrocinada por E-SCM Solutions, Modaes.es repasa las herramientas, estrategias y modelos de las cadenas de valor de las principales empresas del sector en España.

 

 

 

El detalle, la clave para el sourcing de All We Wear Group (Awwg). Para el grupo de distribución de moda, el “hiperrealismo” es el elemento diferencial en la gestión de su cadena de suministro. La empresa basa su estrategia de aprovisionamiento en la incorporación de tecnología con el objetivo de que el proveedor conozca cada detalle, cada elemento y cada ajuste de las prendas para optimizar el proceso.

 

La digitalización de la cadena de valor de Awwg “es la herramienta que nos ha permitido sobrevivir estos dos últimos años”, sostiene José García Elías, menswear director y responsable de compras y producto de Pepe Jeans. El directivo asegura que gracias a la tecnología puede comunicarse con sus proveedores a través de ese lenguaje “hiperrealista”, que hace posible que sus partners conozcan cada detalle de cómo tiene que quedar la prenda.

 

De hecho, la empresa utiliza hasta ventiladores para ver cómo quedaría una prenda en un día de viento con el objetivo de que el proveedor sepa como es la caída de la tela y se ajuste la producción en base a ello.

 

El dato es la base de esta estrategia: “es lo más importante y continuará siéndolo en los próximos años”. “El dato nos ayuda a no perder los tiempos, ya que somos multicanal y tenemos que manejar pedidos para las tiendas propias, multimarca e ecommerce”. “Antes vivíamos más cómodamente”, reconoce García.

 

 

 

 

Para Awwg, además de la tecnología, la producción en proximidad y la personalización son las otras dos bases de su cadena de aprovisionamiento, especialmente después del golpe de la pandemia. García señala que “ahora la industria de la moda no es la que marca el ritmo, sino que lo hace nuestro entorno”. “Ya no llevamos el volante -asegura-; y nos tenemos que adaptar a ello”.

 

Otro de los aspectos del sourcing de Awwg que más ha cambiado tras la pandemia es el mapa de aprovisionamiento. “Hace años nos fuimos de Europa para ir a margen, y cuando llegó el coronavirus, nos arrepentimos”, apunta García. El directivo sostiene que en la situación actual, con el incremento de los precios del transporte y la situación geopolítica, la tenencia es ir a cercanía. “La pregunta es cómo afectará al margen y si tiene que repercutir en el cliente”, se cuestiona.

 

Actualmente, la cadena de aprovisionamiento del grupo está divida al 50% entre cercanía y otro 50% lejanía. “Cuando llegué a Pepe Jeans hace cinco años, todos nuestros proveedores estaban en Asia, y ahora tenemos mucho en Portugal, Marruecos, Turquía y estamos explorando el norte de África”.

 

En el futuro, García aventura que la mitad de la producción de la industria de la moda será en cercanía, “aunque el sector no está preparado para ello”. “En España llevamos tantos años fuera que ahora hay que aprender a reencontrarse”, sostiene el directivo.

 

Para García, lo más importante es la relación con proveedores. “La clave es encontrar a un compañero y hacer win win”, sostiene. “Nosotros lo tenemos claro, no somos ni muy pequeños ni muy grandes, por lo que tenemos que encontrar proveedores que tengan estructuras homólogas, que no sólo fabriquen, sino que se ajusten a tu medida”. “Un buen proveedor es casi igual de importante que el producto”, añade.

 

 

 

 

El directivo sostiene que Awwg no ha diversificado proveedores desde el estallido de la pandemia, sino que ha diversificado origen. “Dentro de cada país tenemos entre uno y dos partners importantes, y antes teníamos diez de media -asegura-; son casi unas extensiones de nuestras oficinas”.

 

Para García, el principal driver del aprovisionamiento es la entrega del producto: “que sea el producto adecuado y con la calidad adecuada”, matiza. De hecho, el directivo asegura que la entrega está por encima del precio. “Si uno tiene un producto que es suyo, el precio no es relevante”, mantiene. “Competir a precio bajo, desde mi punto de vista es peligroso, porque fluctúa mucho y es muy sanguinaria, ya que nos regimos por la ley de la oferta y la demanda”, concluye el directivo.

 

El golpe de la pandemia provocó que Awwg atrasara compras debido al cierre de tiendas, y con la reapertura, las adelantó. “Nuestro pedido récord fue 10.000 camisetas en una semana y media”, sostiene García. “Ahora trabajamos con pies de plomo y planificamos día a día, no a seis meses vista”, añade el directivo.

 

El directivo sostiene que el cliente demanda ahora productos más personalizados: “hablar de masas está demodé”. “Ya no vale tener un producto comodín”, añade García. El reto para García es “adaptarse a ello de manera muy rápida, y no sólo antes que tus competidores, sino antes de que ocurra”.

 

“Al dedicarnos a un producto más personalizado, esas compras en masa ya no existen”, sostiene el directivo. García asegura que el nivel de anticipación tiene que ser más corto porque el periodo de desarrollo se acorta a sólo tres meses.

 

 

 

Recorrido en el sector

José García Elías lleva más de veinte años dedicado al sector de la moda. El directivo dio sus primeros pasos con dieciocho años en Inditex, trabajando en una tienda del grupo en Ferrol. De ahí pasó a la sede de la empresa en Arteixo, en el departamento de distribución y merchandising de Zara.

 

En 2009, García se incorporó a Desigual, donde trabajó durante dos años en el departamento de merchandising y compras, y en 2012 dio el sato a Springfield, donde fue comprador. Tres años después, el directivo se incorporó a Esprit, donde llegó a ser responsable de la división de moda deportiva, y en 2018 dio el salto a Pepe Jeans (ahora Awwg) como responsable de compras y director de sourcing.