Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Rusia: la moda responde a la guerra y pone en pausa un mercado de 30.000 millones

Rusia es el noveno mayor mercado para la moda en el mundo, según datos de Euromonitor. Ayer, Mango fue la primera empresa española en anunciar el cese temporal de sus operaciones en el país.

Iria P. Gestal

4 mar 2022 - 05:00

Rusia: la moda responde a la guerra y pone en pausa un mercado de 30.000 millones

 

 

Bestseller abrió la veda el martes y hoy son ya diez grandes compañías de moda las que han pausado temporalmente sus operaciones en Rusia. Después de semanas de escaso posicionamiento público, la moda ha dado un paso al frente y ha optado por poner en pausa un mercado de 30.000 millones de euros en ventas al año, el noveno mayor del mundo.

 

Mango fue ayer la primera empresa española en anunciar el cese temporal de sus operaciones en el país. La compañía ha cerrado sus tiendas y su plataforma online propia y paralizando el envío de nueva mercancía al país.

 

La empresa, número dos de la distribución de moda de España, cuenta con 120 tiendas en el país, 65 de ellas franquicias, y un equipo de cerca de 800 trabajadores. Tanto los franquiciados como los marketplaces podrán seguir distribuyendo la mercancía de la marca que tengan en stock.

 

“Hemos tratado de proteger la operativa en el país hasta el último momento; sin embargo, finalmente Mango ha tomado la decisión de cesar temporalmente sus operaciones en Rusia”, anunciaba el grupo en un comunicado.

 

 

 

 

La empresa se sumó así a una pequeña, pero creciente, lista de compañías de moda que han optado por cesar operaciones en Rusia. La mayor de todas es H&M, que anunció el miércoles por la noche que pausaba “temporalmente todas sus ventas en Rusia”.

 

Ayer se sumaron, además de Mango, otras cuatro compañías referentes en sus sectores: Burberry, Marks&Spencer, Puma y Boohoo. El caso de Burberry es particularmente significativo por la exposición del sector del lujo al mercado ruso.

 

De hecho, hasta ayer ninguno de los grandes conglomerados ni ninguna de las principales marcas del sector se habían pronunciado públicamente sobre la guerra. La compañía ha argumentado “desafíos operativos”, según explicó a Bloomberg.

 

Los grandes almacenes británicos Marks&Spencer han suspendido los envíos a sus franquiciados turcos que distribuyen en Rusia y han calificado la guerra de “crisis humanitaria”.

 

La alemana Puma, por su parte, detuvo sus envíos a Rusia ayer, aunque sus cien tiendas en el país se mantienen abiertas. El grupo de moda y equipamiento deportivo genera menos del 5% de su cifra de negocio en Rusia y Ucrania.

 

Boohoo, por su parte, aseguró ayer que había paralizado sus ventas en Rusia el mismo día de la invasión de Ucrania. La empresa genera menos del 0,1% de sus ventas totales en el mercado ruso. Las firmas Ganni y Nanushka también han paralizado sus envíos al país.

 

 

 

 

Bestseller y Asos son otras de las grandes empresas que han tomado medidas similares en los últimos días, aunque con declaraciones más contundentes. Asos aseguró que “no es práctico ni correcto” vender actualmente en Rusia, y Bestseller, que operaba en el país a través de distribuidores de Finlandia y Polonia y que fue el primero en pronunciarse, instaba a otras compañías y organizaciones “a asumir la responsabilidad que puedan”. Ambos grupos comparten accionista: Anders Holch Povlsen, propietario de la empresa danesa, controla casi el 30% de Asos.

 

Nike también ha dejado de vender online en Rusia, alegando que “no puede garantizar la entrega de productos”, y Adidas ha roto su acuerdo de patrocinio con la selección rusa de fútbol.

 

Rusia es el noveno mayor mercado para la moda en el mundo, por detrás de Italia y por delante de Canadá, según datos de Euromonitor. La previsión para 2022 es que el sector generase en el país 30.000 millones de dólares y que en 2026 aportase 34.000 millones de dólares.

 

Fuera de la moda, la lista también va en aumento: Ikea ha cerrado sus tiendas y pausado su aprovisionamiento en el país; Apple ha cesado su actividad comercial, Volkswagen ha paralizado su producción y sus exportaciones y Spotify ha cerrado su oficina indefinidamente.

 

 

El resto de la moda española, en silencio

 Ningún otro operador español de moda ha tomado todavía medidas respecto a sus operaciones en Rusia. Inditex es el grupo español que cuenta con una mayor red de tiendas en el país, con 527 establecimientos. De hecho, Rusia es el segundo mayor mercado para el grupo por número de tiendas, sólo por detrás de España.

 

La compañía opera en el mercado ruso con todas sus cadenas. Bershka es la que tiene una mayor red comercial, con 106 establecimientos, seguida de Pull&Bear, con 87, y Zara, con 86. Stradivarius suma 76 tiendas en el mercado ruso; Oysho, 63; Massimo Dutti, 53, y Zara Home, 44. La web de Inditex todavía recoge doce tiendas de Uterqüe en el país, aunque la cadena desaparecerá este año.

 

A cierre de 2020, la compañía contaba con una plantilla de 9.119 personas en Rusia y con nueve sociedades, con las que también gestiona la venta al público en otros mercados de la Comunidad de Estados Independientes (CIE) como Armenia o Azerbaiyán.

 

Tendam, por su parte, operaba a cierre de 2020 con 52 tiendas propias, todas ellas de Women’secret, y cuatro franquicias de Springfield, además de un centro logístico. La plantilla ronda las 400 personas.

 

 

 

 

Tous es otra de las compañías españolas con más presencia en el país, con una red de alrededor de sesenta establecimientos. La empresa entró en Rusia en 2010 y emplea a 179 personas.

 

Puig, Mayoral y Camper también tienen presencia en Rusia, a través del canal multimarca, y las dos últimas cuentan con oficinas en Moscú.

 

En total, las exportaciones españolas de moda (incluyendo ropa, calzado, complementos, cosmética y joyería) al país se situaron en 521,2 millones de euros en 2021, ya por encima de los niveles prepandemia, según datos de Icex España Exportación e Inversión.