Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

To Swift or not to Swift: las sanciones a Rusia bloquean el noveno mayor mercado de la moda en el mundo

En un comunicado conjunto, Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y Reino Unido anunciaron ayer una nueva batería de sanciones a Rusia, incluyendo la exclusión de “algunos” bancos rusos del sistema Swift.

Modaes

27 feb 2022 - 11:04

To Swift or not to Swift: las sanciones a Rusia bloquean un mercado de 30.000 millones para la moda

 

 

Occidente pulsa el botón, pero a medias. Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y Reino Unido anunciaron ayer una nueva batería de sanciones a Rusia, incluyendo la exclusión de “algunos” bancos rusos del Swift, un sistema de mensajería clave en las transferencias internacionales e interbancarias. Para la moda, supone desconectar un mercado de 30.000 millones de dólares.

 

Tras las reticencias iniciales de Italia (uno de los países europeos con más intereses en Rusia) y Alemania (que depende del suministro ruso de gas), finalmente los aliados desconectarán “algunos” bancos rusos de Swift, pero todavía no han precisado cuáles. Si incluyese a los mayores bancos del país, Sberbank, Gazprombank y VTB, el bloqueo sería total.

 

Aunque se define como neutral, Swift tiene su sede en Bélgica, por lo que opera de acuerdo a la legislación europea. Hasta ahora, sólo dos países habían sido excluidos del sistema: Irán y Corea del Norte.

 

 

 

 

Swift (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales, en sus siglas en inglés) se fundó en 1973 con el respaldo de 239 bancos en quince países como sustituto del telex. Desde 2019, está dirigido por un español, Javier Pérez Tasso.

 

La sociedad opera en más de 200 países y conecta a más de 11.000 bancos, empresas y otras instituciones financieras. Aunque no mueve dinero, es una plataforma de mensajería esencial para las transacciones entre bancos y los pagos transfronterizos.

 

Concretamente, Swift es la plataforma a través de la cual un banco envía a otro las instrucciones para realizar una transacción, que después debe completarse a través de un sistema de pago como Target2, en Europa.

 

En la práctica, si los bancos más importantes de Rusia no están en el Swift, las empresas extranjeras no podrían hacer cobros ni pagos con el país: ni pagar las rentas de tiendas o los salarios de los empleados ni sacar del país el dinero que facture su filial.

 

 

 

 

Con una población de 142 millones de habitantes y un Producto Interior Bruto (PIB) per cápita de 26.500 dólares, Rusia es el noveno mayor mercado para la moda en el mundo, por detrás de Italia y por delante de Canadá, según datos de Euromonitor. La previsión para 2022 es que el sector generase en el país 30.000 millones de dólares y que en 2026 aportase 34.000 millones de dólares.

 

Para España, el mercado supone unos 500 millones de euros al año en exportaciones, y los gigantes nacionales como Inditex, Mango o Tous suman una red de 800 tiendas en el país. La guerra ya ha motivado dificultades para operar en territorio ruso, especialmente en el transporte, que se realiza por carretera y que se ha visto bloqueado por el conflicto.

 

Las sanciones podrían golpear particularmente a los gigantes del lujo como LVMH, Kering y Richemont, que tienen un mayor negocio en este mercado y que se verán además afectados por las sanciones directas contra los oligarcas rusos por parte de Occidente.

 

Más allá del impacto para el comercio, una desconexión total de Rusia del Swift tendría impacto sobre todo el sistema financiero internacional, interrumpiendo los flujos de pago en mercados en los que Rusia es estratégico, como el gas, y bloqueando el cobro de acreedores rusos desde el extranjero.