Entorno

El lujo caerá un 3% en 2022 por los nuevos confinamientos en China

Para controlar el avance del coronavirus en Shenzhen y Chengdu, el Gobierno chino ha vuelvo a poner en marcha restricciones que afectan al comercio en algunas de las zonas, que han sido marcadas como “de alto riesgo”.  

El lujo caerá un 3% en 2022 por los nuevos confinamientos en China
En Chengdu, se contaron 73 nuevos casos de la enfermedad el martes.

Modaes

7 sep 2022 - 18:14

La pandemia contraataca. Desde hace una semana, las ciudades chinas de Shenzhen y Chengdu vuelven a estar afectadas por una serie de restricciones al comercio a causa de una remontada de los casos de coronavirus. Como consecuencia, se estima que el 11% de las ventas mundiales de lujo en la segunda mitad del año están en riesgo y que el consumo del sector se podría reducir hasta el 3%, según previsiones de Jefferies publicadas por WWD.

 

El pasado 2 de septiembre, el Gobierno chino anunció el cierre de todo comercio no esencial y un mayor control en el transporte público en algunos distritos de Shenzhen y Chengdu que han sido calificados como “de alto riesgo” de contagio. Las medidas, enmarcadas en la política Covid Cero de China, afectan a 68 barrios y a una población de alrededor de 37,5 millones de ciudadanos.

 

En Shenzhen, se han registrado cuarenta contagios de coronavirus ayer y seis de sus nueve distritos están afectados por las restricciones; mientras que, en Chengdu, se contaron 73 nuevos casos de la enfermedad el martes. El Gobierno ha aconsejado a la población que no asista al festival de medio otoño de este año, que comienza el sábado.

 

 

 

 

Desde el primer trimestre del año, la actividad comercial e industrial en China se ha visto golpeada por restricciones en algunas de sus mayores ciudades, como Shanghái, Hainan y, de nuevo, Shenzhen.

 

La situación ha llevado a varios grandes operadores de moda de lujo a emitir profit warnings, entre ellos Farfetch, Coty, Kering y Salvatore Ferragamo, reduciendo significativamente sus ventas y su rentabilidad en el mercado chino.

 

Las restricciones en el país asiático también han golpeado a la gran distribución de moda. En junio, H&M echó el cierre a su mayor flagship store en China, ubicado en Shanghái. Gap, por su parte, culpó a China y a su impacto en la cadena de aprovisionamiento por su caída de ventas en el primer trimestre.

 

El deporte, que concentra gran parte de sus ventas en China, tampoco se queda atrás. En el cuarto trimestre del ejercicio 2022, las ventas de Nike en China cayeron un 20% y se redujeron un 9% en el ejercicio completo. El gigante de moda y equipamiento deportivo, que cuenta con una red de 7.000 tiendas propias en el país, puso en marcha una estrategia específica para encarar la recuperación, bajo la premisa de “de China para China”

 

En agosto, el Purchasing Managers Index (PMI) de la industria manufacturera se situó en 49,4 puntos, un dato por encima del de julio, pero por debajo de la barrera de los cincuenta puntos, que separa la contracción de la expansión.

 

Con este retroceso, el PMI chino encadena dos meses consecutivos de contracción después de que en julio se situara en 40 puntos, según datos de la oficina estadística de China. En lo que va de año, la actividad manufacturera de China sólo ha superado los 50 puntos en enero, febrero y junio.