Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

El desplome del turismo y la política del Covid Cero asfixian el retail en Hong Kong

En mayo, las ventas minoristas en la región administrativa especial registraron una caída del 1,7%, según el Census and Statistics Department. Compañías como Burberry, Valentino, o Coach han cerrado sus establecimientos en Hong Kong.

El desplome del turismo y la política del Covid Cero asfixian el retail en Hong Kong
n 2021, el número de visitantes internacionales a Hong Kong se situó en 91.000 personas.

C. Juárez

12 jul 2022 - 05:00

El retail de Hong Kong deja de brillar. La caída del turismo y los severos confinamientos por la política Covid Cero han lastrado a la región administrativa especial, que fue durante años bisagra entre China continental y el resto del mundo y que llevaba ya años perdiendo lustre. La última compañía en cerrar en Hong Kong ha sido Burberry, que la semana pasada anunció el cierre de su flagship store en la calle Canton, uno de los principales ejes comerciales de la ciudad.

 

La decisión de la compañía británica es el último movimiento después de una oleada de cierres y salidas de empresas internacionales de la ciudad debido, principalmente, a que las fronteras de Hong Kong han permanecido cerradas prácticamente durante dos años, incluso también para los turistas de China continental, del que es muy dependiente.

 

El año pasado, Louis Vuitton y Fendi echaron el cierre a dos de sus establecimientos en Hong Kong. LVMH, propietario de ambas marcas, tomó la medida después de varios meses de negociaciones con Wharf Reic, propietario del centro comercial Times Square, en Causeway Bay, donde se encontraban ambas tiendas. Otras de las compañías internacionales que han dado un paso atrás en la región en los últimos meses han sido Tiffany (también propiedad de LVMH), Prada, Valentino, Coach o Chloé.

 

El turismo en el país se desplomó en el inicio de la pandemia. En 2021, el número de visitantes internacionales a Hong Kong se situó en 91.000 personas, la mayoría de ellas procedentes de China continental, frente a los casi 56 millones de turistas de 2019.  

Esa caída del turismo, sobre todo local, y las restricciones a viajar a Hong Kong, también han provocado una fuga masiva de empresas y capital. De hecho, un informe del Instituto de Finanzas Internacionales (IFF, por sus siglas en inglés) estima una salida de activos de inversiones extranjeras de hasta 300.000 millones de dólares este año. Sólo en marzo, visitaron la ciudad 1,8 millones de personas, un 73% menos que en el año anterior.

 

 

 

 

La situación de la ciudad se agravó cuando a principios de año, cuando, con la llegada de la variante ómicron, el gobierno de Hong Kong puso en marcha una agresiva serie de restricciones. Con los casos de Covid-19 disparados, se paralizó el transporte público debido a que no había suficientes conductores de metro y autobús. La mayoría de las tiendas también permanecieron cerradas durante meses.

 

Una de las compañías que abandonó Hong Kong un año después del estallido de la pandemia fue VF Corporation. En enero de 2021, la empresa estadounidense trasladó su cuartel general en Asia de Hong Kong a Shanghái y reubicó parte de las oficinas en Singapur y Kuala Lumpur.

 

Todas estas medidas han provocado que el comercio de la ciudad se resienta. Las ventas minoristas en Hong Kong registraron en mayo una caída del 1,7%, hasta 29.063 millones de dólares hongkoneses (3.634 millones de euros) según datos de Census and Statistics Department.

 

Desde principios de año, el comercio en la ciudad ha registrado una evolución de dientes de sierra. En enero, las ventas de retail en Hong Kong registraron un incremento interanual del 4%, para caer un 14,6% en febrero. En marzo, el comercio volvió a retroceder, con una caída del 13,8% y se recuperó en abril con una subida del 11,7%.

 

Este retroceso también ha penalizado a las rentas de los principales ejes comerciales de la ciudad, que llegó a contar con la vía más cara en el mundo para abrir un local comercial. En 2019, el alquiler de un establecimiento en el distrito de Causeway Bay ascendía a 24.606 dólares por metro cuadrado al año, según el último informe Main Streets Across the World publicado por Cushman&Wakefield.

 

 

 

 

Ahora, los propietarios de los locales están realizando rebajas históricas de hasta el 50%. En el primer trimestre de 2022, los alquileres en Causeway Way cayeron un 4,5% y alcanzaron el nivel más bajo desde 2008. El sector del real estate en el país ha perdido peso en los últimos años pasando de suponer el 11% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2019 al 9,6% en 2020.

 

Para paliar la situación, el gobierno de Hong Kong ha puesto en marcha medidas como una ley que permitirá la moratoria de tres meses en los pagos a los arrendatarios. La ley tiene como objetivo evitar que los arrendadores rescindan los contratos de alquiler.

 

La caída del turismo y los confinamientos fueron los argumentos que adujo Burberry para el cierre de su tienda. “Hong Kong es una región que solía beneficiarse enormemente del turismo chino, pero estos ahora están sufriendo confinamientos”, explicó la semana pasada.