Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Gap reduce sus ventas un 8% y pierde 49 millones de dólares en el segundo trimestre

El grupo estadounidense ha facturado 3.860 millones de dólares en el periodo. Gap también ha revisado a la baja sus previsiones para el resto del ejercicio y ha puesto en marcha medidas para mitigar el impacto de la inflación.

Gap reduce sus ventas un 8% y pierde 49 millones de dólares en el segundo trimestre
Gap prevé que los costes de transporte aéreo se normalicen en el segundo semestre de 2022.

Modaes

26 ago 2022 - 10:00

Gap se tropieza en pleno cambio de mando. El grupo estadounidense de distribución de moda ha cerrado el segundo trimestre del ejercicio 2022 (periodo terminado el 30 de julio) con una caída interanual de sus ventas del 8% y unas pérdidas de 49 millones de dólares, dejando atrás el beneficio de 258 millones de dólares que había registrado en el mismo periodo de 2021, según un comunicado emitido por la compañía.

 

En concreto, el dueño de Old Navy facturó 3.860 millones de dólares en el segundo trimestre del ejercicio. En el primer semestre al completo, Gap ha facturado 7.334 millones de dólares, un 10,6% menos, y perdió 211 millones de dólares, frente al beneficio de 424 millones de dólares de los seis primeros meses de 2021.

 

El pasado julio, la compañía anunció la salida de su consejera delegada Sonia Syngal y está actualmente en busca de un sustituto. El proceso, sumado a “la incertidumbre macroeconómica”, ha causado que Gap retire sus previsiones originales para el resto del ejercicio.

 

 

 

 

Estamos tomando medidas para reducir el inventario y adaptarnos a las necesidades cambiantes de nuestros consumidores mientras fortalecemos nuestro balance”, ha explicado Katrina O’Connell, vicepresidente y directora financiera de Gap. La compañía no ha detallado sus nuevas previsiones para el año fiscal, pero ha ofrecido una serie de estimaciones.

 

Entre ellas, Gap prevé que los costes de transporte aéreo se normalicen en el segundo semestre de 2022 y que, a partir de la primavera de 2023, sus niveles de inventario se hayan alineado completamente con la demanda.

 

En el ejercicio completo, Gap abrirá entre treinta y cuarenta puntos de venta de Athleta y entre veinte y treinta establecimientos de Old Navy. Por otro lado, cerrará cerca de cincuenta tiendas de Gap y Banana Republic en Norteamérica.

 

En julio y agosto, la compañía estadounidense “ha visto una mejora en las ventas” y, por ello, se muestra “optimista frente al comportamiento del consumidor en la segunda mitad del ejercicio”.

 

 

 

 

Por canales de distribución, las ventas online de Gap se han reducido 6%, hasta copar el 34% de la facturación total del grupo. En las tiendas físicas del grupo, los ingresos han caído un 10% respecto al segundo trimestre de 2021.

 

Por marcas, Old Navy facturó 2.100 millones de dólares en el periodo, lo que supone una caída interanual del 13%; Gap cayó un 10%, hasta 881 millones de dólares: Banana Republic aumentó sus ingresos un 9%, hasta 539 millones de dólares; y Athleta mantuvo su cifra de negocio, escalando un leve 1%, hasta 344 millones de dólares.

 

El presidente ejecutivo de Gap, Bob Martin, asumió en julio la dirección de forma interina hasta que se encuentre un relevo para Syngal. La ejecutiva se puso al frente de la compañía en marzo de 2020, justo antes del estallido de la pandemia, con los galones de haber logrado darle la vuelta a Old Navy.

 

A finales de ese mismo año, Syngal presentó su plan estratégico, Power Plan 2023, con el objetivo de sumar 3.000 millones de dólares de facturación en tres años gracias al empuje de Old Navy y Athleta, y mejorar el margen con fuertes ajustes de tiendas y externalización de costes.