Empresa

Frasers sube su apuesta por la moda y presenta una oferta de compra por Gieves&Hawkes

El grupo británico de distribución es uno de los postores de la empresa centenaria de sastrería de lujo, que está buscando un comprador desde la liquidación de su propietario, el grupo Trinity pasado enero. 

Frasers sube su apuesta por la moda y presenta una oferta de compra por Gieves&Hawkes
Los orígenes de Gieves&Hawkes se remontan a 1771 en la calle Savile Row de Londres, donde aún se ubica uno de los puntos de venta de la empresa.

Modaes

13 sep 2022 - 10:32

Frasers quiere más moda. El grupo británico de distribución, antes Sports Direct, ha presentado una oferta de adquisición por la compañía centenaria de sastrería de lujo Gieves&Hawkes, que busca un comprador desde el pasado julio, ha adelantado Sky News

 

El anterior dueño de la compañía de moda masculina, el grupo Trinity, entró en liquidación el pasado enero y acaba de poner en marcha el proceso de venta de Gieves&Hawkes. La operación incluye el negocio de la empresa en Reino Unido y China continental, contando con su red de 58 tiendas en 25 ciudades, según los últimos datos disponibles. 

 

Otros posibles compradores de la cadena de sastrería son Marks&Spencer o Touker Suleyman, dueño de Hawes&Curtis y Ghosto. La liquidación de Trinity también supone el potencial cierre definitivo de las cadenas de moda Kent&Curwen y Cerutti.

 

 

 

 

Los orígenes de Gieves&Hawkes se remontan a 1771 en la calle Savile Row de Londres, donde aún se ubica uno de los puntos de venta de la empresa. La compañía de moda masculina, fundada formalmente en 1974, ha diseñado prendas para todos los monarcas británicos desde Jorge III y algunos de sus clientes más destacados fueron Isabel II, Winston Churchill y Lord Nelson durante la batalla de Trafalgar en 1805. 

 

Trinity adquirió Gieves&Hawkes en 2012 por un importe inicial de 32,5 millones de libras (39,4 millones de euros) además de pagos anuales durante 18 años por un máximo de sesenta millones de libras (72,7 millones de euros), en función del desarrollo de la marca en China.

 

En 2017, el grupo Trinity, hasta entonces la filial de moda de lujo de Li&Fung, fue comprado por Shandong Ruyi, que se encontraba en plena racha de adquisiciones con el objetivo de convertirse en “el LVMH de China”. La operación estuvo valorada en 2.200 millones de dólares de Hong Kong (245 millones de euros). 

 

No es la primera vez que Shandong Ruyi lleva una de sus empresas a liquidación. En 2020, tras la crisis del coronavirus, las compañías de moda masculina Bagir y la firma japonesa Renown, ambas propiedad del grupo asiático, se declararon en quiebra.