Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

“Falso y engañoso”: cómo Noruega pone coto al uso del Índice Higg

En febrero, la autoridad del consumidor de Noruega envió una carta a la empresa de moda Norrøna pidiéndole que presentara la documentación sobre los datos del Índice Higg en sus campañas. En junio, la asociación concluyó que las afirmaciones eran “falsas y engañosas”.

“Falso y engañoso”: cómo Noruega pone coto al uso del Índice Higg
La agencia de la competencia noruega también le ha enviado una misiva H&M.

C. Juárez

23 jun 2022 - 05:00

Noruega cerca el Índice Higg. El pasado 30 de mayo, la organización Forbrukertilsynet, la autoridad del consumidor de Noruega, planteó sus preocupaciones sobre el uso de los datos del índice por parte de algunas marcas de moda infringía o no la ley de comercialización de Noruega. En concreto, la organización ha puesto el foco en la empresa de moda Norrøna y H&M.

 

La polémica se remonta a febrero, cuando Forbrukertilsynet envió una carta a Norrøna pidiéndole que presentara la documentación sobre los datos del Índice Higg a los que hacia referencia en su campaña de márketing.

Finalmente, la organización concluyó a mediados de junio que el uso de los datos del Índice Higg por parte de la compañía noruega de moda infringía la ley ya, que hacia afirmaciones “falsas y engañosas” al comercializar ropa como respetuosa con el medio ambiente.

 

 

 

 

En concreto, Forbrukertilsynet ha explicado que Norrøna “ha utilizado cifras del Índice Higg para comunicar los beneficios ambientales de las camisetas de algodón orgánico”. Según la asociación, al utilizar esta campaña de márketing, se da la impresión de que “la camiseta se produce con algodón orgánico” y “tiene un impacto ambiental significativamente menor”.

 

La razón principal que argumenta Forbrukertilsynet es que el Índice Higg no “documenta las propiedades ambientales de un producto específico, sino que mide el impacto ambiental promedio de un material particular, lo que no se aplica necesariamente al producto exacto que se comercializa bajo la imagen de que aporta beneficios ambientales”.

 

Por lo tanto, Forbrukertilsynet concluyó la semana pasada de que el uso de datos del Índice Higg en campañas de márketing es “engañoso en este caso y, por lo tanto, ilegal”. La asociación ha pedido a Norrøna que elimine esta campaña.

 

 

 

 

Además, la polémica también ha salpicado a H&M, a quien la agencia noruega también le ha enviado una misiva instándole a que “se familiarice con las valoraciones que le hemos hecho a Norrøna”. Forbrukertilsynet le ha puesto una fecha límite, el 1 de septiembre, a la compañía sueca para “organizar su comercialización de acuerdo a la normativa”.

 

Pese a que Forbrukertilsynet no se posiciona en contra de la Sustainable Apparel Coalition (SAC), quien desarrolla el Índice Higg, la asociación también le ha enviado una carta en la que pide que “asuma la responsabilidad de que sus clientes no utilicen el Índice Higg de manera engañosa en la comercialización de sus productos”.

 

La SAC impulsó el Índice Higg en 2017 con el objetivo de establecer parámetros homogéneos para medir procesos sostenibles. El índice cuenta con cinco herramientas que evalúan el rendimiento social y medioambiental de la cadena de valor, el impacto medioambiental de los productos. La herramienta está impulsada también por Walmart y Patagonia.