Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Especial 2021: el año en que la cadena se rompió

2021, el año en que las mujeres tomaron las riendas de la moda

El primer año después del estallido de la pandemia ha pillado a la moda reestructurándose para encarar la remontada.  Renovando tanto las segundas filas como, en algunos casos, la silla del capitán, el sector pone la recuperación en nuevas manos.

Isabel Carmona

30 dic 2021 - 05:00

2021

 

 

 

 

 

 

Tres mujeres al frente de los mayores grupos del mundo de gran distribución de moda. Marta Ortega, Helena Helmersson y Sonia Syngal son la confirmación del mayor protagonismo de la mujer en el terreno de los negocios y, por supuesto, también en la moda. Mientras Ortega acaba de hacerse con la presidencia de Inditex, las otras dos llegaron a H&M y Gap, respectivamente, antes del Covid-19, pero han demostrado que su liderazgo es resistente a la crisis.

 

El pasado noviembre, Marta Ortega ascendió a la presidencia del mayor grupo del mundo de gran distribución de moda: Inditex. Hija de Amancio Ortega, fundador de la compañía, Marta Ortega lo tiene todo por demostrar (no tiene una larga carrera en la empresa ni lleva años ejerciendo de directiva), acompañada de Óscar García Maceiras, consejero delegado, con el que formará un tándem que aspira a emular el que formó Amancio Ortega con José María Castellano, primero, y con Pablo Isla, después.

 

 

 

 

Sin embargo, Helena Helmersson fue la primera en romper moldes. A principios de 2020, la ejecutiva fue nombrada consejera delegada de H&M, convirtiéndose en la primera mujer al frente de uno de los cuatro mayores grupos de moda del mundo. Con 24 años y recién graduada, Helmersson se incorporó a H&M en 1997 como controller en el departamento de compras, de donde saltó a Bangladesh, primero, y Hong Kong, después, vinculada al área de producto.

 

En 2010, Helmersson regresó a Estocolmo para asumir la dirección de sostenibilidad del grupo. En 2015, la ejecutiva ascendió a directora global de producción, de nuevo basada en Hong Kong. Su último ascenso llegó hace apenas un año, cuando fue nombrada directora de operaciones del grupo, con responsabilidades sobre expansión, logística, producción, IT y analítica.

 

A principios de marzo de 2020, cuando la pandemia del Covid-19 todavía no había comenzado a afectar al consumo, Sonia Syngal fue nombrada consejera delegada de Gap. La ejecutiva relevó en el cargo a Robert J. Fisher, que lideraba la empresa de forma interina desde la salida, en noviembre de 2019, de Art Peck. Syngal llevaba desde 2016 al frente de Old Navy, concepto que disparó sus ventas de 7.000 millones a 8.000 millones de dólares en tres años.

 

Antes de tomar las riendas de la cadena, Syngal fue responsable del negocio de la empresa en Europa y vicepresidenta ejecutiva de supply chain, entre otros puestos. Gap ha protagonizado otro gran fichaje en el último año. El grupo estadounidense incorporó al español Sergio Odriozola como director de producto en Banana Republic en octubre de 2021. Odriozola se sumó a Gap tras un breve paso por Parfois, donde fue director de márketing durante siete meses.

 

 

Más poder en femenino


Más allá de Marta Ortega, Syngal y Helmersson, a lo largo de 2021 otras mujeres ascendieron a la cúpula de la moda internacional, también en el lujo. Chanel confió en Leena Nair, ejecutiva de amplia trayectoria en Unilever y sin experiencia en moda, como nueva consejera delegada. La ejecutiva relevó en el cargo a Alain Wertheimer, copropietario de la empresa y que había tomado las riendas en 2016 tras la salida de Maureen Chiquet.

 

Otros ejemplos de mujeres que llegaron a la cúpula en 2021 fueron Susana Sánchez, Alejandra Caro y Mia Ouiakim. La primera fue puesta al frente de Parfois, cadena portuguesa de accesorios, en mayo. Susana Sánchez se incorporó a la compañía desde el grupo pesquero Profand para liderar su nuevo plan de crecimiento e internacionalización.

 

La española cuenta con casi quince años de experiencia en diferentes sectores de retail y trabajó durante una década en dos compañías de moda: Dayaday (antes de que fuese comprada por Tous y acabase, finalmente, cerrando) y Bimba y Lola.

 

Otro grupo internacional que ha puesto su desarrollo en manos españolas en los últimos doce meses es Harrods. El grupo, con sede en Londres, fichó a Alejandra Caro como responsable de márketing el pasado marzo. Formada en Administración de Empresas, Caro comenzó su trayectoria profesional en banca de inversión.

 

 

 

 

En 2014, la ejecutiva viajó a París para sumarse al equipo de LVMH, donde formó parte del departamento de estrategia corporativa durante cuatro años, hasta ser colocada al frente del área de merchandising de Pink Shirtmaker. Caro dejó el gran conglomerado de lujo para tomar un puesto de máxima responsabilidad en Harrods. El grupo sumó a la ejecutiva española en un momento complejo para el sector de los grandes almacenes de lujo, afectados por la falta de turismo.

 

Mia Ouakim es otra de las mujeres que han sido fichadas para altos cargos en la moda. La ejecutiva fue nombrada consejera delegada de Salsa Jeans en febrero de 2021, con la intención de que pilotase el reposicionamiento de la marca y acelerase su expansión. La directiva posee una amplia trayectoria en el sector de la moda, habiendo pasado por Burberry (donde dirigió durante ocho años la línea de moda infantil), Tommy Hilfiger (fue vicepresidenta de denim y de hombre) y Esprit.

 

 

Asegurar la cúpula para refijar el rumbo


En España, durante el ejercicio 2021, las empresas nacionales han reforzado sus segundas líneas, mientras las internacionales han optado por remodelar sus cúpulas en el país. Fue el caso de Tous, que reforzó su equipo a comienzos de julio con el fichaje de Alu Rodríguez como directora de transformación y sistemas de la información, con la intención de acelerar su digitalización.

 

Mascaró, por su parte, renovó su cúpula con tres nuevos fichajes en 2021, después de haber incorporado a Lluís Pascual como consejero delegado en 2020: Beatriz Fernández, ex de Desigual, fichó como responsable de retail; Montse Novau, con experiencia en Lladró y Tous, fue nombrada directora de márketing, y Miquel Cortina se convirtió en responsable de recursos humanos.

 

Tras la salida de Jordi Balsells el pasado verano, Desigual reestructuró su equipo internacional y nombró a Oriol Martinez, con una amplia trayectoria en Nike, como nuevo global marketplace strategy director en noviembre. También Inditex se sumó a la reorganización de las segundas filas: el gigante de distribución de moda fichó a Víctor Ejarque como director financiero de Stradivarius, relevando a Javier Eguirón, que fue trasladado a responsable de compras y contrataciones internacionales.

 

 

 

 

Otro de los grandes fichajes del año ocurrió de la mano de Grupo Suárez, compañía española de joyería, que optó por nombrar a un nuevo líder para capitanear su nuevo y agresivo plan de expansión. Juan María Folache se convirtió en el consejero delegado del grupo y el director general de la cadena Suárez en agosto, procedente de la cúpula de Parfois.

 

Por otro lado, la moda internacional fijó su vista en España en 2021 y apostó por reestructurar sus equipos en el país. Fue el caso de C&A, que puso a España al frente de su negocio del sur de Europa, con William Laufs como líder, o H&M, que en septiembre recuperó a Ralf Wein (quien ya había liderado la filial en el pasado) como director general de la Península Ibérica. Desde Barcelona, Wein mantiene también el cargo de director del sur de Europa, que ocupa desde 2019, por lo que la sede regional de H&M se establece en la capital catalana.