Líder en información
económica del negocio
de la moda

Look

Louis Vuitton, entre fogones

La compañía francesa de moda, propiedad del gigante LVMH, acaba de abrir su nuevo flagship en Lille (Francia), ubicado en un antiguo restaurante de lujo especializado en mariscos finos, L’Huîtrière.

Modaes

5 may 2022 - 05:00

Louis Vuitton, entre fogones

 

 

Louis Vuitton acerca su moda al lujo culinario. La compañía francesa de moda, propiedad del grupo LVMH, ha abierto un nuevo flagship en Lille (Francia), ubicado en un antiguo restaurante de lujo especializado en mariscos finos en el número 3 de Rue des Chats-Bossus.

 

Se trata del icónico restaurante local francés L’Huîtrière, que abrió sus puertas por primera vez en 1928 y cerró en 2015. El restaurante, reconocido como un templo de la gastronomía francesa y del marisco y ostentador de una estrella Michelín desde 1932, se ha convertido en una tienda insignia de Louis Vuitton, pero ha conservado su decoración art déco.

 

De hecho, el local fue reconocido como un monumento histórico y mantiene obras como vidrieras que representan escenas de pescadores recogiendo mariscos o imágenes de gaviotas sobrevolando el mar. La tienda conserva incluso los antiguos frigoríficos y las encimeras de L’Huîtrière.

 

 

 

 

El edificio original fue diseñado por el arquitecto Gaston Trannoy y sus chimeneas son obra del ceramista Emille Miller, que participó en varias exposiciones universales. Además, L’Huîtrière contó con muebles diseñados por diseñadores como Guillerme y Chambron.

 

Louis Vuitton ha contratado a un equipo de artesanos especializados en herrería, mármol, piedra caliza y ladrillo para rehabilitar el espacio y convertirlo en una tienda de dos plantas que pudiese acomodar la oferta de la firma. La empresa propiedad de LVMH contó con la colaboración de cerca de treinta compañías francesas para este proceso.

 

Esta no es la primera vez que Louis Vuitton hace uso de un edificio reconocido como monumento histórico para albergar uno de sus flagships. Se trata de una práctica habitual para la compañía, que asegura que prácticamente la mitad de sus tiendas en Europa están ubicadas en edificios emblemáticos, en ciudades como París, Bruselas, Roma, Oslo y Ámsterdam. En Barcelona, la tienda insignia de Louis Vuitton se encuentra en la Casa Julià, edificada en 1874 y ubicada en el número 80 de Paseo de Gracia.