Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

2012, el año en que el ecommerce de moda echó el freno

C. De Angelis

28 dic 2012 - 11:02

Dos señales han marcado el año 2012 para el comercio electrónico de artículos de moda en España. Por un lado, el sector registró, por primera vez, unos datos estadísticos negativos, afectado por la madurez del canal y por la atonía del consumo. Por otro, un goteo de cierres y cifras negativas han puesto en duda la viabilidad de un universo de decenas de empresas especializadas en las ventas de existencias a través de la Red. 

 

El sector continúa siendo fuerte y se consolida sin duda como un canal de ventas complementario al tradicional, pero las incógnitas ya planteadas por algunos expertos resuenan con más fuerza tras revelarse hundimientos empresariales y un frenazo en las estadísticas agregadas. 

 

Si en marzo de 2010 fue Gustavo García Brusilovsky, fundador de BuyVip, quien pronosticó una “reordenación del sector” en una entrevista concedida a Modaes.es, en 2011 Xavier Court, uno de los socios fundadores de Vente Privee, alertada de que estábamos “en medio de una burbuja de Internet, especialmente en ecommerce”. 

 

A principios de 2012, otro experto, Marc Cortés, profesor de Márketing de Esade, apuntaba en declaraciones a Modaes.es que los outlets online “corren el riesgo de desaparecer si no son capaces de mantener el crecimiento”. A su juicio, el crecimiento internacional es su única alternativa: “estos modelos necesitan de forma constante la entrada de nuevos usuarios”. 

 

Las cifras estadísticas vienen de la mano de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), el organismo público que supervisa y regula en España las comunicaciones electrónicas. La CMT registra las transacciones realizadas a través de tarjetas bancarias adscritas a entidades de pago españolas, por lo que sus resultados (que acostumbran a difundirse con un desfase de cerca de seis meses) tienen una alta fiabilidad. 

 

¿Qué dicen los resultados de la CMT para 2012? Hasta ahora, el organismo regulador sólo ha hecho públicos sus informes de comercio electrónico del primer y segundo trimestre, cuando el ecommerce (en general) elevó su cifra de negocio un 19,3% y un 13,7%, respectivamente. 

 

Por el contrario, las ventas de prendas de vestir a través de Internet sólo aumentaron un 6,9% en el periodo de enero a marzo y bajaron un 18% de abril a mayo. En conjunto, en el primer semestre del año el ecommerce de moda alcanzó los 143,4 millones de euros, un 6,4% menos que en el mismo periodo de 2011. 

 

Una contracción en las ventas es coherente con una coyuntura de consumo a la baja, en la que las familias recortan sus gastos en productos que, como ocurre con la moda, no son de primera necesidad. 

 

Sin embargo, el débil crecimiento del primer trimestre y los números rojos del segundo son especialmente significativos no sólo porque el conjunto de las ventas del comercio electrónico subió en España, sino especialmente porque en el ejercicio precedente las ventas online de ropa se habían disparado con un crecimiento cercano al 72% y en 2010, con  un alza del 383%. 

 

VipVenta y Surfstocker, empresa propietaria del outlet de moda deportiva Outletic y de la plataforma Margaritus, fueron dos de las empresa especializadas en el ecommerce de ropa que se vieron abocadas en 2012 al concurso de acreedores. Por su parte, BuyPrivee inició a principios de año un proceso de venta como alternativa al cierre de la empresa.