Empresa

Fast Retailing eleva sus ventas un 3,9% y mejora su beneficio un 57,8% entre septiembre y mayo

En los nueve primeros meses, la compañía japonesa de distribución de moda ha registrado unas ventas de 1.765.106 millones de yenes (12.799 millones de euros), mientras que el resultado neto de la empresa se ha situado en 247.541 millones de yenes (1.795 millones de euros).

Fast Retailing eleva sus ventas un 3,9% y mejora su beneficio un 57,8% entre septiembre y mayo
Las ventas de Fast Retailing se quedaron un 3,1% por debajo de del mismo periodo de 2019.

Modaes

14 jul 2022 - 12:10

Fast Retailing suma y sigue. La compañía japonesa de distribución de moda, una de las mayores de su sector por cifra de negocio, ha finalizado los nueve primeros meses de ejercicio (periodo comprendido entre septiembre y mayo) con un incremento de las ventas del 3,9%.

 

En el periodo, la empresa ha registrado una facturación de 1.765.106 millones de yenes (12.799 millones de euros), todavía un 3,1% por debajo de 2019. El beneficio del grupo, por su parte, se ha situado en 247.541 millones de yenes (1.795 millones de euros), un 42% más que antes de la pandemia y un 57% por encima de 2021.

 

El grupo ha mejorado previsiones para el ejercicio 2022. El dueño de Uniqlo estima registrar un incremento de las ventas del 5,5%, hasta 2.250.000 millones de yenes (16.315 millones de euros) y disparar su beneficio neto un 47,2%.

 

En los nueve primeros meses, Fast Retailing registró unos costes financieros de 78.100 millones de yenes (566 millones de euros) debido a un impacto favorable de los tipos de cambio de 77.800 millones de yenes (564 millones de euros). La depreciación del yen le ha favorecido en la valoración de sus activos en moneda extranjera.

 

 

 

 

Fast Retailing se ha centrado en el periodo en acelerar el canal de ecommerce de la división internacional de Uniqlo y el negocio de la marca GU, especialmente con aperturas de tiendas en Japón. Para Uniqlo además, la empresa tiene previsto “acelerar la apertura de nuevas tiendas en todos los mercados y áreas donde opera” y focalizarse en la apertura de tiendas de mayor tamaño en las principales ciudades del mundo.

 

El negocio de Uniqlo en Japón registró en los nueve primeros meses una caída de las ventas del 5,1%, hasta 640.900 millones de yenes (4.647 millones de euros). La empresa ha explicado que los ingresos se redujeron debido a la alta base comparable y a la pérdida de oportunidades de ventas por “la fuerte escasez de artículos”. En el tercer trimestre de ejercicio, las ventas de Uniqlo en Japón se incrementaron un 8,7%.

 

El negocio internacional de Uniqlo, por su parte, finalizó los nueve primeros meses con un incremento de las ventas del 13,7%, hasta 841.200 millones de yenes (6.099 millones de euros). Fast Retailing ha destacado especialmente la evolución en los mercados del sur de Asia, Oceanía, Norteamérica y Europa, excepto Rusia.

 

En China, las ventas de Uniqlo se recortaron durante el perodo debido a que “la región se vio afectada negativamente por las restricciones establecidas para evitar la propagación del Covid-19”. Sólo en el tercer trimestre, la empresa ha mantenido cerradas 169 tiendas en el país, la mayoría de ellas en Shanghái. Con todo, Fast Retailing ha explicado que, con el levantamiento de las restricciones en junio, las ventas de Uniqlo en el país han comenzado a recuperarse.  

 

 

 

Malasia, Filipinas, Indonesia y Singapur fueron los mercados donde mejor evolucionaron las ventas de Uniqlo en el tercer trimestre de ejercicio. En América, por su parte, la empresa también aumentó sus ingresos y volvió a la senda positiva gracias a Norteamérica.

 

El negocio de Gu, por su parte, registró una caída de las ventas del 5,1% en los nueve primeros meses de ejercicio, y redujo su beneficio operativo un 26,7% en el periodo. El grupo ha concretado que el retroceso de las ventas se debe a los retrasos en las fábricas.

 

La división de Global Brands (que engloba las marcas Theory y Plst) registró un incremento de las ventas del 11,8% en los nueve primeros meses y volvió a la rentabilidad, frente a las pérdidas del mismo periodo del ejercicio anterior.

 

Durante el periodo, Fast Retailing ha acometido subidas de precios ante la escalada de costes. La empresa anunció en enero que incrementaría el precio de algunos de sus productos y en junio volvió a explicar que subiría los precios en los artículos de lana y las chaquetas de plumas.