Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Es Fascinante: un ‘marketplace’ para llevar el diseño español al mundo

La empresa española, fundada en 2018, distribuye 130 marcas de autor en su plataforma y vende a más de 92 países. La compañía triplicó su facturación gracias a la pandemia y para finales de 2021 espera alcanzar el millón de euros.

Ainoa Erdozain

5 oct 2021 - 04:52

Es Fascinante: un ‘marketplace’ para llevar el diseño español al mundo

 

 

Impulsado por Instagram y Modaes.es, Fashion StartUp Contest celebra su segunda edición con el objetivo de poner de nuevo en valor el dinamismo emprendedor del negocio español de la moda. Con la colaboración de EY, El Ganso y Kibo Ventures, Fashion StartUp Contest quiere ayudar a descubrir y visualizar nuevos proyectos de valor en esta industria, las empresas que protagonizarán una nueva generación de éxito en la moda española. Este año, además de premiar a una prometedora start up, se introduce una categoría especial, Idea de futuro, para premiar a proyectos con menor grado de madurez.

 

 

 

 

Una apuesta fuerte por la moda de autor. En un sector dominado por las grandes capitales de la moda, Valentina Suárez-Zuloaga, consejera delegada de Es Fascinante y su madre, Margarita Ruyra de Andrade, decidieron crear una plataforma para impulsar la moda de autor española y dar visibilidad a marcas made in Spain.

 

Es Fascinante distribuye de 120 a 130 marcas de creadores y diseñadores españoles. Desde sus inicios, la empresa opera bajo las categorías de moda, lifestyle, arte y accesorios. Entre las marcas que distribuye la plataforma, se encuentran 25 artistas españoles, que ofrecen sus piezas de arte en un rango de precio que va desde 100 euros hasta 1.000 euros.

 

Antes de comenzar el proyecto, Suárez-Zuloaga trabajó durante año y medio en el departamento de ecommerce de Stella McCartney, en Londres. Durante su estancia en el país, la empresaria potenció la expansión de la marca en el canal digital. Poco tiempo después, Suárez-Zuloaga aterrizó en Temperley London y colideró la creación del ecommerce de la compañía, liderando la integración de la marca en Farfetch.

 

 

 

 

La empresa trabaja como intermediaria entre las marcas y los compradores, y cobra una comisión por venta. Además, Es Fascinante está muy integrada en la cadena de valor de sus marcas colaboradoras: dependiendo de sus intereses o necesidades, la compañía ayuda a financiar la producción, elegir las características de algunas colecciones o potenciar la comercialización de las prendas que vende.

 

A día de hoy, el marketplace cuenta con un catálogo muy limitado de artículos. Todos los productos que vende la empresa responden al claim de moda de autor hecha en España, prendas fabricadas en talleres de proximidad y colecciones limitadas o hechas bajo pedido.

 

Dependiendo de la época, Es Fascinante cuenta con un equipo de entre 10 y 15 personas y tiene un espacio multidisciplinar en el número 22 de la calle Conde de Aranda, en Madrid, que funciona como oficina, tienda y taller a la vez.

 

Actualmente, la compañía opera en 92 países y, puntualmente, ha vendido sus productos en Oceanía, África y Asia. De momento, la compañía está centrada en impulsar su crecimiento en España y reforzar su presencia en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Las ventas internacionales de la empresa suponen entre un 15% y un 20% del grueso de su facturación.

 

 

 

 

El proyecto nació en 2018 con una inversión inicial de 8.000 euros de sus fundadoras. Conforme ha ido pasando el tiempo, Suárez-Zuloaga y Ruyra de Andrade han ido ampliando el capital, según las necesidades de la empresa.

 

La Fundación Zuloaga es accionista minoritaria de la Es Fascinante y el resto del accionariado se reparte entre los tres miembros de la familia (padre, madre e hija), de manera equitativa. “Por ahora, el capital de la empresa se quedará en la familia”, comenta Ruyra de Andrade.

 

De momento, la compañía prefiere seguir creciendo de manera orgánica y no tiene pensado abrir la puerta a ningún socio externo a corto plazo. En un futuro, no cierra la puerta a inversores, pero sus fundadoras acentúan que tendría que ser “un socio que comparta un pensamiento alineado con los intereses de la empresa”.

 

La compañía, que ha entrado recientemente en beneficios, triplicó sus ingresos el año pasado, con la invención de la pandemia, y llegó a superar el medio millón de euros. A cierre de 2021, la empresa planea superar el millón de euros de facturación.