Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Rip Curl sale a la caza del turismo y desembarca en el centro de Barcelona

La compañía australiana, propiedad del grupo neozelandés Kathmandu, ultima la apertura de una tienda propia en la calle Canuda, en un local situado entre medio de dos establecimientos de deporte urbano como son Volcom y Billabong.

Albert Ferrer

13 jun 2022 - 04:58

Tienda de Ripcurl

 

 

Rip Curl vuelve a sumar en una de las zonas más concurridas de España. La compañía de moda deportiva especializada en surf, propiedad del grupo neozelandés Kathmanduultima la apertura de un nuevo establecimiento el centro de Barcelona.  

 

Se trata de una tienda situada en el número 33 de la calle Canuda, un local situado entre medio de dos establecimientos del sector del deporte urbano, como es el caso de Volcom (abierta hace diez años) y Billabong (que se instaló en 2017). Antes del desembarco de Rip Curl, la superficie estaba ocupada por la zapatería Querol y Querolets.

 

El centro está ubicado junto a una de las calles más transitadas de Barcelona, Portal de l’Àngel, que acoge a más de 4,5 millones de peatones anualmente. En España, Rip Curl cuenta actualmente con sólo dos tiendas propias: una situada en Tarifa (Andalucía) y otra en Viladecans The Style Outlets, esta última en formato outlet.

 

Con la nueva apertura, Rip Curl sumará un total de 25 puntos de venta en España. El grueso de las distribución se concentra en el canal multimarca, principalmente en tiendas de surf skateboarding.

 


 

 

Rip Curl contaba desde hace más de diez años con una tienda propia en el centro comercial La Maquinista (Barcelona) con de más de cien metros cuadrados de superficie. Con el paso del Covid-19, la empresa cerró el establecimiento.

 

El grupo neozelandés Kathmandu, especialista en moda outdoor, compró Rip Curl en 2019 por 350 millones de dólares australianos (215 millones de euros), 7,3 veces su resultado bruto de explotación (ebitda). Hasta ese momento, la empresa australiana seguía en manos de sus fundadores, Brian Singer y Doug Warbrick, que pusieron en marcha la compañía en 1969.

 

La compañía australiana de surf finalizó el primer semestre del ejercicio actual con unas ventas de 257,8 millones de dólares neozelandeses (172,4 millones de euros), un alza del 2,7% respecto al mismo periodo del año anterior.

 

Según la empresa, los resultados de Rip Curl se vieron respaldados por el fuerte crecimiento de las ventas en los canales online y mayorista, a pesar de que territorios como Norteamérica se vio afectada por la escasez de trajes de neopreno y la congestión de los puertos y Australia por el cierre de las tiendas por el repunte de casos de Covid-19 en el país.