Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Fuentecapala lleva a liquidación su segundo intento para volver al mercado

La compañía, propiedad de la familia Vargas, puso en marcha la sociedad Fuentecapala Sartorial justo cuando entró a trámite el proceso concursal de la empresa.

S. Riera

27 mar 2018 - 04:54

Fuentecapala lleva a liquidación su segundo intento para volver al mercado

 

Fuentecapala pone punto y final a su reintento de regresar al mercado. La familia Vargas puso en marcha Fuentecapala Sartorial en septiembre de 2016, coincidiendo con la entrada en los juzgados de la histórica compañía. Ahora, Fuentecapala Sartorial ha solicitado también concurso de acreedores y la liquidación de su patrimonio.

 

El juzgado de lo mercantil número 4 de Madrid admitió a trámite la solicitud de concurso de la sociedad, mediante un procedimiento abreviado. Se ha nombrado administrador concursal al abogado Pedro Martín Molina. El juez que instruye el caso ha abierto también la fase de liquidación.

 

Fuentecapala Sartorial empezó a operar en julio de 2016. La empresa, administrada por Pedro Jesús y Óscar Vargas, emprendió la marcha con un capital inicial de 75.740 euros y un objeto social centrado en la fabricación, comercialización, exportación e importación de artículos de vestir y complementos, tales como zapatería, marroquinería y perfumería.

 

 

 

 

La creación de esta sociedad coincidió en fechas con la apertura del auto de concurso de acreedores de Fuentecapala en el juzgado de lo mercantil número 6 de Madrid. En junio de 2016, la empresa solicitó preconcurso de acreedores aunque no fue hasta en septiembre de 2016 cuando entró en los juzgados. A fecha de hoy, el procedimiento continúa abierto.

 

La empresa, una de las históricas de la moda española especializada en hombre, fue fundada a principios de la década de los sesenta y, en su última etapa, estaba pilotada por los representantes de la segunda generación. La compañía, que tenía presencia internacional, había diversificado en los últimos años con el lanzamiento de la marca Kapala, para abordar un público más joven.

 

Sin embargo, Fuentecapala sucumbió al impacto de la crisis. A partir de 2012, la empresa empezó a adelgazar su estructura productiva en la fábrica que tenía en la localidad extremeña de Navalmoral de la Mata. Entonces, la compañía tenía en la factoría una plantilla formada por 254 trabajadores, que fue encogiendo a partir de diferentes expedientes de regulación de empleo (eres), hasta cerrarla de manera definitiva en junio de 2016.

 

El grupo argumentó estos recortes como consecuencia de la caída del consumo y el cierre de establecimientos multimarca, así como por la restricción al crédito. La empresa justificó entonces el cese de la producción por la caída de las ventas continuada entre 2007 y 2013.