Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Ralph Lauren llega a Europa como maestro joyero

19 sep 2011 - 00:00

Mario Core. París.- Después del éxito de los relojes, lanzados en Ginebra en 2009, Ralph Lauren acaba de dar el salto a Europa con la haute joaillerie.

París fue la encargada el pasado viernes de desvelar al mundo la colección joyera de la marca estadounidense, que hasta la fecha sólo se podía encontrar en los establecimientos insignia de Nueva York y Hongkong.

 

En un espacio de cincuenta metros cuadrados tapizados de terciopelo, la empresa dio a conocer su colección Ralph Lauren Fine Jewelry, elaborada en los talleres del grupo suizo Richemont (propietario de marcas como Cartier o Piaget).

 

Con precios que oscilan entre 1.400 euros y 132.000 euros, la oferta se compone de un centenar de referencias de oro rosa u oro blanco y adornadas con diamantes o piedras coloridas.

“Hemos necesitado un año y medio para concebir la línea”, explicó a los medios el fundador del imperio que lleva su nombre. La colección cuenta con cuatro grandes temas: Diamond Link, Chunky Chains, Equestrian y New Romantic.

 

El empresario, de 71 años, se mostró seguro del éxito de su nueva apuesta y recordó que en los últimos años “cada vez que la marca ha invertido en un nuevo ámbito, ha logrado convencer”.

 

Con el sector del lujo en imparable ascenso, no parece que el ámbito de la alta joyería se le vaya a resistir a quien comenzó a despuntar en el negocio de la moda a los 28 años con su primera tienda de corbatas.

 

Se trata de la segunda colaboración de Ralph Lauren con Richemont en régimen de riesgo compartido, puesto que la firma ya se encargó de fabricar los codiciados relojes con el logotipo del rey del polo. Una colaboración que, en opinión del diseñador, ha dado una vez más “un buen resultado”.

 

El estreno parisino coincide con el cierre reciente, en el Musée des Arts Décoratifs, de una muestra de coches deportivos de la colección particular del empresario, a quien la revista Forbes considera uno de los 200 hombres más ricos del mundo.