Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Los ‘wonderbra’ del negocio de la moda íntima

S. García

13 may 2013 - 04:45

Millones de espectadores, actuaciones musicales de las estrellas del momento, modelos a las que denominan ángeles y un conjunto de ropa interior que ha llegado a alcanzar los 15 millones de dólares (11,42 millones de euros). Este es el resumen de uno de los acontecimiento anuales más importantes de la industria de la moda: el desfile de Victoria’s Secret, que la enseña propiedad de L Brands organiza desde los años noventa para presentar su colección de lencería. La notoriedad con que cuenta el evento de los ángeles  es una muestra de la fuerza que está tomando la moda íntima en el conjunto de la industria de la moda.

 

La industria mundial de moda íntima está formada por empresas como L Brands, Calzedonia, Yamamay, Triumph, Etam o Agent Provocateur. Se trata de un mercado que creció tan sólo un 0,4% en 2011, según los últimos datos de just-style. No obstante, las previsiones elevaban la valoración del sector de íntimo hasta 29.230 millones de dólares (22.260 millones de euros) en 2012 y hasta 30.550 millones de dólares (23.265 millones de euros) en los próximos cuatro años.

 

Con un rango de precio medio, pero con apariencia de enseña de gama alta, Victoria’s Secret ha conseguido posicionarse como una de las compañías más relevantes del sector. Potentes campañas de márketing, modelos conocidas mundialmente y eventos múltiples han convertido a la marca en la más fuerte del grupo L Brands (antiguo Limited Brands).

 

En 2012, la enseña de íntimo facturó 6.573,8 millones de dólares (4.851,5 millones de euros), un 7,4% más que en el ejercicio anterior. Esta cifra representa más de la mitad de la facturación global del grupo, que el año pasado alcanzó 10.458,7 millones de dólares (7.718,5 millones de euros).

 

Calzedonia es otro de los grupos internacionales más importantes del sector. La compañía italiana, controlada por Sandro Veronesi, está especializada en la distribución de íntimo y calcetería y, en menos de tres décadas, ha conseguido posicionarse como uno de los operadores principales del sector con sus marcas Calzedonia, Intimissimi, Tezenis y Falconeri.

 

El grupo, que cerró el ejercicio 2012 con una facturación récord de 1.503 millones de euros, se encuentra ahora en un proceso de crecimiento con compras y está en negociaciones para hacerse con el control de la italiana La Perla, controlada por el fondo estadounidense de capital riesgo JH Partners.

 

Triumph International tiene una facturación similar a la de Calzedonia y es una de las mayores compañías dedicadas al segmento de la lencería y la corsetería. Desde los años cincuenta, el grupo suizo ha focalizado sus esfuerzos en la expansión internacional y, al igual que el grupo italiano, se ha centrado en la compra de marcas, como las francesas Hom, de íntimo masculino, o Valisere, de corsetería de lujo, y en deslocalizar su producción a Tailanda, China, India y Europa del Este. En 2011, la empresa facturó 2.000 millones de francos suizos (1.622 millones de euros), un 3,4% más que en el año anterior.

 

El Grupo Chantelle, por su parte, se orienta al segmento más alto con marcas como Chantelle o Passionatta. La compañía es una de las más importantes del segmento del íntimo en Francia, con una facturación de 350 millones de euros.

 

También es francés Etam. Integrado por las marcas Etam, Undiz y 1.2.3, el grupo ha dirigido cada una de sus enseñas a un segmento de público distinto, con el que abarca desde jóvenes con bajo poder adquisitivo hasta clientes de mayor edad. Además, la empresa está llevando a cabo una importante expansión en mercados internacionales.

 

La compañía cerró el ejercicio 2011 con una cifra de negocio de 1.180 millones de euros, con un crecimiento del 5,1% respecto al año anterior, sobre todo gracias al buen comportamiento de su negocio en China. Las ventas en el mercado europeo ascendieron a 756,9 millones de euros.

 

De esta industria también forma parte Agent Provocateur. La compañía británica es una de las más pequeñas del sector, pero ha alcanzado una importante visibilidad gracias a acuerdos de publicidad o colecciones especiales, como la que próximamente lanzarán Penélope y Mónica Cruz.

 

Agent Provocateur cerró el ejercicio 2011 con un volumen de facturación de 33 millones de libras (unos 40 millones de euros). En ese mismo ejercicio triplicó sus beneficios, hasta 3,2 millones de libas (3,9 millones de euros). El objetivo de la compañía es superar el centenar de tiendas en el mundo en 2013.

 

Fundada en 1994 por Joseph Corré, hijo de la diseñadora Vivienne Westwood, y la que ahora es su ex mujer, Serena ReesAgent Provocateur abrió su primera tienda en el Soho londinense. En 2007, el fondo de capital riesgo 3i se hizo con el control de la firma.

 

Actualmente, Agent Provocateur distribuye en una veintena de países y ha diversificado sus productos hasta contar con líneas de lencería, fragancias, ropa de baño y artículos para el hogar. Los dos mercados estratégicos de la firma son Reino Unido y Estados Unidos.

 

Aunque el sector de la lencería y el íntimo se ha caracterizado por ser poco dado a la introducción de nuevas marcas, en las últimas décadas se han producido nacimientos y desarrollos de enseñas como Calzedonia o Yamamay, que actualmente son dos de las más conocidas a nivel global.

 

En el caso de Yamamay, la marca nació hace poco más de una década de la mano de Gianluigi Cimmino, que la puso en marcha a través de la sociedad Inticom. Diez años después, los fundadores de Yamamay se unieron con la familia Carlino, propietaria de Carpisa, y dieron lugar a Pianoforte Holding.

 

Actualmente, el grupo, que cuenta con una facturación superior a los 270 millones de euros y con una red de distribución que supera los 1.100 puntos de venta, está planteando una posible salida a bolsa, que se materializaría en 2015.

 

Una de las operaciones corporativas más importantes del sector, fue la que se produjo el pasado febrero. Entonces, el grupo estadounidense PVH anunció que se hacía con el control de Warnaco, propietario de las licencias de íntimo de Calvin Klein en todo el mundo.

 

La integración supondrá el despido de hasta mil personas y disparará el tamaño del grupo PVH, propietario de Calvin Klein y Tommy Hilfiger, hasta alcanzar un volumen de negocio de más de 8.000 millones de dólares (6.000 millones de euros). La compra por parte de PVH valoró a Warnaco en 2.900 millones de dólares (2.200 millones de euros).

 

Grupos con un futuro incierto

Una de las compañías que no está pasando por un buen momento financiero es Van de Velde. El grupo belga, que es propietario de enseñas como Rigby & Peller o Andrés Sardá, ha reducido previsiones para 2013 por el descenso de ventas en Europa, tras ver como su facturación sólo se elevaba un leve 0,9% en 2012, hasta 181,4 millones de euros.

 

En el caso de Vanity Fair, la compañía atravesó una complicada situación hace varios años, por la que tuvo que llevar a cabo una importante reestructuración en Europa, que le llevó a reducir capital en dos de sus sociedades en España y a trasladar sus instalaciones de Igualada a Barcelona. El grupo cuenta con las enseñas Lou, Gemma, Intima Cherry y Belcor.

 

Hace casi un año que DB Apparel está a la venta. La compañía, propietaria de las marcas españolas Abanderado y Princesa, salió al mercado en junio de 2012, cuando su actual dueño, el fondo Sun Capital Partners, anunció que quería desvincularse de la empresa.

 

Aunque existen candidatos a hacerse con la compañía, todavía no ha habido ninguno que se haya posicionado o haya iniciado negociaciones exclusivas con Sun Capital Partners.

 

La operación de venta de la compañía está valorada en alrededor de 600 millones de euros. DB Apparel factura anualmente alrededor de 700 millones de euros y emplea a más de 7.500 personas.

 

Empresas españolas

En España, el sector está liderado por dos enseñas, Oysho y Women’secret, que forman parte de de los grupos Inditex y Cortefiel, respectivamente, y una marca como Punto Blanco, propiedad de un grupo familiar con una larga tradición en el sector.

 

Fundada en 1948, Punto Blanco factura cerca de 22 millones de euros y actualmente mantiene su producción en España. La compañía, propiedad de la corporación empresarial Indústries Valls, suma 320 trabajadores y cuenta con dos plantas de 21.000 metros cuadrados en Igualada. Además, la empresa cuenta con una red de distribución de 17 establecimientos propios en España, noventa corners en El Corte Inglés.

 

A nivel internacional, Punto Blanco ha iniciado en el primer trimestre de 2013 la puesta en marcha de corners en grandes almacenes de la China continental. Además de China, la compañía está presente en 35 países a través de establecimientos multimarca.

 

Oysho, cadena de íntimo y baño propiedad del grupo Inditex, fue creada en 2001 y actualmente cuenta con 524 tiendas en 35 países de todo el mundo. Por su parte, Women’secret, nacida en 1993, opera en 47 países con más de 560 establecimientos.