Back Stage

Afterwork: Domingos Esteves, un animal tendero en la dirección general

El directivo cuenta con una larga trayectoria en C&A, donde inició su trayectoria profesional. Esteves ha estado al frente de las operaciones del grupo en China y de las tiendas para España y Portugal. Hasta el año pasado, fue director general del grupo para la Península Ibérica.

Afterwork: Domingos Esteves, un animal tendero en la dirección general
Recién graduado, Esteves hizo una entrevista un viernes en Cascais para incorporarse como trainee a C&A.

Iria P. Gestal

7 jul 2022 - 05:00

Quién

Domingos Esteves

 

Cargo y especialidad

Consultor y ex directorgeneral de C&A en España

 

Dónde

Salón des Fleurs,en Madrid

 

Cuándo

11:00 h.

 

 

“Me han recomendado este sitio, y es divertido porque integra varios puntos de retail, es una floristería, una cafetería y una tienda”. Domingos Esteves piensa en el negocio hasta cuando elige dónde tener este afterwork. Dice que en la tienda se hizo “un animal tendero”, y quefue su primera experiencia subiendo bajos, descargando camiones, atendiendo en caja e incluso en la cocina delas tiendas lo que le hizo buen directivo.

 

 

Lee la Revista Modaes 43

El último tren del diseño español

Sólo para suscriptores premium

 

 

Recién graduado, Esteves hizo una entrevista un viernes en Cascais para incorporarse como trainee a C&A. El lunes estaba en Madrid, con una maleta llena de trajes nuevos, trabajando para una compañía de la que apenas sabía nada y con sólo el castellano que había aprendido en televisión. Su madre se quedó preocupada en Portugal, pero unos años más tarde Domingos Esteves terminó liderando las operaciones del grupo en China y la filial española, que lideró hasta su salida de C&A el pasado año.

 

Afable y sonriente, es difícil que se le escape una mala palabra, y es de los directivos del retail más queridos por sus equipos. La clave, dice, es la empatía. “Mi móvil siempre estaba disponible y mi despacho, abierto”, dice.

Aunque asegura que su gran valor diferencial como directivo fue su experiencia en tienda. “Hice todo lo que se tenía que hacer, y eso me permitía tener una comunicación no sólo cercana, sino realista”, apunta.

 

Cuando alguien abusaba de la confianza y no cumplía con su responsabilidad, respondía “siendo directo”. “Me he equivocado muchas veces, con certeza, aunque nunca a propósito, pero la toma de decisiones no se puede delegar”, añade.

 

 

 

 

Sin embargo, si cree que todo el personal necesita un grado de autonomía, aunque con limites, apoyado en lo que él llama “la excusa perfecta”. “Si no te gusta el visual y no llegan todos los materiales a tiempo, elige tú, pero elige bien”, sugiere.

 

Para liderar, otra clave que sugiere es “ser tú mismo y coherente”. “Nunca vendo humos, no hablo de lo que no se, ni digo nada que no se pueda decir, y eso me ha dado mucha credibilidad como director general”. Quizás por esa importancia de haber tocado el terreno nunca dejo de ir a la tienda.

 

“Cuando te alejas mucho del terreno, y estas mucho en oficinas y reuniones científicas, pierdes el significado”, asegura. “Las tiendas no se hacen para ti, se hacen para los clientes”, apostilla. Esa lección la aprendió rápido en China, donde, recuerda, “hicimos una tienda tan buena que los chinos pensaban que era una marca de allí, cuando nuestro valor era ser extranjeros”.

 

Aunque reconoce que es bueno motivando (ensenaba las claves de una tienda usando la receta de bacalao), también le ha tocado hacer fuertes ajustes, como el que acometió en España en su última época como director general. Ahí, asegura, lo importante es ser transparente y explicar el motivo de la decisión. De esa etapa sacó también una de sus ultimas lecciones: “nunca prometas algo que no puedas cumplir”.

 

 

Más de cien nombres

 

Domingos Esteves parece recordar a todo aquel que se cruzó en su camino: a Isabel y Tere, que le recibieron en Madrid y le dieron un susto cuando le dijeron que debía ir a registrarse al Inem (que en Portugal es el servicio de emergencias); a la señorita Ferrero, la gerente de Parquesur; a Jose, el técnico de mantenimiento; a Fidela, de sastrería. “Podría decirle más de cien nombres”, reconoce.