Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

La ONU cuantifica el impacto del coronavirus en la industria de la moda: 1.500 millones de dólares

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima, además, que el impacto de la crisis en el total de las exportaciones alcance los 50.000 millones de dólares.

Modaes

5 mar 2020 - 11:13

La ONU cuantifica el impacto del coronavirus en la industria de la moda: 1.500 millones de dólares

 

 

La ONU cuantifica el impacto del coronavirus en la moda. Las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advierten que la crisis supondrá un impacto de 1.500 millones de dólares para el textil y la confección. En el cómputo global de la industria, la organización prevé un impacto en las exportaciones de 50.000 millones de dólares.

 

“Está claro que los efectos globales serán significativos, e incluso si el Covid-19 se retiene dentro de China, seguirá teniendo un impacto debido al peso del país asiático en las cadenas de valor globales de la producción mundial”, explicó el miércoles Pamela Coke-Hamilton, directora de comercio internacional, en la conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo.

 

Según la entidad, la región más afectada por la crisis del coronavirus será Europa, donde el impacto se estima en 15.600 millones. En Estados Unidos y Japón, la epidemia supondrá un impacto de 5.800 millones y de 5.200 millones, respectivamente.

 

 

 

 

La industria textil europea es una de las más afectadas, según la ONU, con unas pérdidas de 538 millones. Le siguen las industrias textiles de Vietnam, Turquía y Hong Kong, que ya han perdido 207 millones, 164 millones y 107 millones, respectivamente.

 

La ONU ha destacado, además, que la crisis se notará más en Italia, Francia y España, donde el sector “está aún muy integrado con los proveedores chinos”, según Alessandro Nicita, economista internacional de la organización. El economista añadió que si no se puede contener la propagación del brote del virus, podría resultar “un desastre para la economía mundial” y podría desencadenar una recesión global, según recoge WWD.