Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

La guerra de precios en el textil se recrudece por la subida del IVA

2 mar 2010 - 00:00

La subida del IVA decretada por el Gobierno para el próximo julio va a intensificar la encarnizada guerra de precios entre los gigantes del sector de la moda. Cadenas como H&M, Primark y C&A ya han anunciado que no piensan repercutir el alza tributaria en el precio final al que hacen frente sus clientes. Por el contrario, asumirán el efecto económico del alza tributaria, es decir, menos margen, con el objetivo de mantener sus volúmenes de venta.Las tres cadenas internacionales ya han manifestado su intención de obviar el alza del IVA, que el 1 de julio pasará del 16% al 18% para los artículos de moda, aunque otros grupos de distribución podrían secundar la decisión, según Cinco Días. De esta manera, la subida de impuestos no pondrá fin a la espiral deflacionista la moda, que en 2009 registró una caída del Índice de Precios al Consumo (IPC) de vestido y calzado del 0,8%. La subida tributaria, con la que el Gobierno quiere contribuir a reducir el déficit del Estado, coincidirá en julio con el inicio de la campaña de rebajas. La mayoría de las cadenas asumen, sin embargo, que este año se volverán a repetir los descuentos que se avanzan a las rebajas para favorecer la reducción de existencias. Al asumir en el margen el aumento del IVA, las cadenas de moda deberán repercutir este nuevo descuento en sus cuentas. C&A, por ejemplo, señala que deberá incrementar sus medidas de ahorro de costes, mientras que Primark reconoce que todavía no ha cuantificado el impacto en sus resultados de la decisión del Gobierno. H&M, con una gama de precios algo superior que C&A y Primark, también reducirá su margen en mitad de una campaña en que prevé ofertas y descuentos más agresivos. Otras cadenas, que todavía no hacen comentarios, podrían secundar a estos grupos internacionales para no perder posiciones en un mercado en el que el factor precio ha tomado una importancia fundamental. Esta tendencia, que ha impulsado las ventas de los grupos de moda rápida especializada en bajo coste, ha quedado reflejada de nuevo en las rebajas de invierno, una de las más agresivas de la historia.