Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Miguel Bellido cierra 2021 lejos de la recuperación, pero apunta a niveles pre-Covid este año

Félix Bellido, presidente de la compañía madrileña de moda masculina, explica que “la guerra en Ucrania y otros factores como la inflación de las materias primas está dificultando el negocio”. La empresa facturó cerca de diez millones de euros en 2021. 

Isabel Carmona

28 mar 2022 - 04:46

Miguel Bellido cierra 2021 lejos de la recuperación, pero apunta a niveles pre-Covid este año

 

 

Es una evidencia que los hábitos de consumo de moda del hombre están cambiando”, sentencia Félix Bellido, presidente de la compañía de moda masculina Miguel Bellido. La empresa madrileña, especializada en sastrería y camisería, está “resistiendo”, añade el ejecutivo, que no niega que “la tendencia va cada vez más hacia la moda cómoda”.

 

Tras dos años de pandemia y con el teletrabajo ya inmerso en la rutina, Miguel Bellido cerró 2021 con unas ventas por debajo de niveles pre-Covid, facturando alrededor de diez millones de euros. A pesar de tratarse del triple de la cifra de negocio de la compañía en 2020, es una caída del 33% frente a los más de quince millones de euros que registró en 2019, según ha adelantado su presidente a Modaes.es.

 

Con todo, Bellido asegura que “el proceso nos ha fortalecido”. “Ya nos hemos acostumbrado a vivir con la crisis”, comenta el ejecutivo, vicepresidente de ModaEspaña y tesorero de la Federación Española de Empresas de la Confección (Fedecon). Este año, Miguel Bellido prevé acercarse a las ventas de antes del estallido de la pandemia

 

 

 

 

En el segundo semestre de 2021, la compañía sí logró alcanzar cifras del mismo periodo de 2019, aunque esto no pudo contrarrestar el lastre de la primera mitad del año, cuando muchas tiendas se mantuvieron cerradas y la pandemia atizaba su segunda gran ola en España. El comienzo de 2022 “arrancó bien”, explica Bellido, pero “la guerra en Ucrania y otros factores como la inflación de las materias primas están dificultando el negocio”, algo con lo que no contaba la empresa.

 

“Aguantamos 2008, así que no estamos asustados”, sentencia el directivo. Además, Miguel Bellido está en proceso de digitalización, un proyecto que puso en marcha hace un año y que afectará a todo el grupo: su marca homónima de moda masculina y pequeña marroquinería; la firma Olimpo, especializada en camisería, y Vinícola de Castilla, una empresa de vinos.

 

Esta transformación se implementará a través de dos variantes: la operativa, que tiene como objetivo aumentar la competitividad de la empresa en el canal digital y optimizar sus servicios; y la estratégica, que buscará ampliar su alcance, aunque “de manera muy cuidadosa para no dañar la marca”, en palabras de Félix Bellido. Actualmente, Miguel Bellido está disponible en el marketplace de El Corte Inglés y a través del canal online se genera alrededor de un 5% de las ventas totales.

 

 

 

 

Otro de los cambios a los que se adaptará la empresa es a la inclinación por la moda casual y deportiva. “Mantendremos en nuestras colecciones prendas y camisas para ceremonia y eventos formales, pero estamos poniendo mucho interés en una camisería más urbana”, explica Félix Bellido.

 

En el canal físico, Miguel Bellido está presente en treinta países y sus principales mercados, además de España, son Portugal, Francia y Benelux. Sin contar con sus puntos de venta en grandes almacenes como El Corte Inglés, la compañía comercializa su producto en alrededor de 1.500 puntos de venta.

 

En Portugal, la empresa tiene presencia en entre trescientos y cuatrocientos espacios comerciales, al igual que en Francia, donde está especialmente presente en el sur. En otros mercados, como Estados Unidos, México y Latinoamérica (a excepción de México), Miguel Bellido opera a través de distribuidores locales.

 

 

 

 

La compañía madrileña cuenta con una planta de producción en Manzanares (Madrid), donde operan 160 personas, y una fábrica en Valdepeñas (Madrid) dedicada a la camisería, donde se ubican otros 45 empleados. Además, la empresa trabaja con un taller en Guimarães (Bragas, Portugal).

 

Miguel Bellido es una empresa familiar que continúa en manos de la familia fundadora. La propiedad de la compañía se reparte de forma equitativa entre Félix Bellido, presidente, y sus dos hermanos. Los hijos de Bellido también están involucrados en el grupo: Roberto Bellido es director creativo de la firma homónima, Sonia Bellido es directora general de Vinícola de Castilla y Alejandro y David Bellido ocupan los puestos de director de exportación y de fábrica, respectivamente.