Empresa

Igor sortea los ‘charcos’, cierra 2021 con ingresos récord y amplía su red logística en Alicante

El grupo alicantino de calzado, especializado en zapatería de goma como botas de agua y sandalias cangrejeras, ha registrado unas ventas de 14,6 millones de euros, un alza del 45% respecto a 2018, su mejor año por cifra de negocio hasta la fecha. 

Isabel Carmona

30 mar 2022 - 04:58

Igor sortea los ‘charcos’, cierra 2021 con ingresos récord y amplía su red logística en Alicante

 

 

Igor se desmarca y cierra un año récord. La empresa alicantina, especializada en la fabricación y la comercialización de calzado de goma, ha registrado una cifra de negocio de 14,6 millones de euros en 2021, un alza anual del 60%, según ha adelantado Josu Altoalguirre, consejero delegado de la compañía, a Modaes.es.

 

Frente a 2019, el crecimiento también ha sido del 60%, puesto que, en el año del estallido de la pandemia, la compañía logró aumentar su facturación un leve 1%. En cambio, Igor ofrece la comparativa respecto a 2018, que hasta la fecha había sido su mejor ejercicio por cifra de negocio y frente al cual ha aumentado sus ventas un 45%.

 

La crisis de los contenedores y la logística nos ha dado ventaja”, señala el consejero delegado de Igor, que apunta que, para protegerse de la escalada de costes de transporte, “muchas empresas buscaron proveedores de cercanía”. Con la intención de potenciar este área del negocio, Igor se encuentra en negociaciones para hacerse con un nuevo solar en Alicante, donde prevé instalar un centro logístico de 5.000 metros cuadrados.

 

La empresa estima que esta nueva planta estará operativa en 2024. El proyecto supondrá una inversión de 400.000 euros este año y se incrementará hasta un millón de euros en 2024. En total, sumando la fabricación y la logística, Igor contará con un músculo industrial de 13.000 metros cuadrados de superficie cuando se culmine la construcción del almacén.  

 

 

 

 

Con todo, la compañía se muestra cautelosa ante las cifras. “Estamos experimentando un crecimiento exagerado, no uno sostenible”, explica Altoalguirre. Para 2022, Igor prevé registrar una cifra de negocio similar a la del año pasado y, en los próximos años, estima que su facturación se mantenga entre los trece millones de euros y los quince millones de euros.

 

Aunque sí logró desmarcarse de la pandemia y de la crisis logística, lo que no pudo sortear la empresa es la inflación. “Nos ha sido imposible mantener precios”, admite Josu Altoalguirre, que añade que la principal materia prima para la empresa, el plástico, ha incrementado su coste en un 70% en el último año. La compañía se especializa en zapatería infantil de goma como sandalias cangrejeras y botas de agua.

 

En 2021, las producciones de la empresa de calzado para niño aumentaron sus ventas un 56% respecto al año anterior. La de zapatería para mujer, sector en el que entró hace siete años, también “creció mucho”, aunque Igor no detalla en cuánto se aumentaron las ventas.

 

 

La compañía ha señalado que el precio de su principal materia prima, el plástico, ha aumentado un 70% en el último año, lo que le ha obligado a subir sus propios precios  

 

En 2019, Igor comenzó a vender su producto como private label, operando como proveedor para marcas de terceros, una de las claves del aumento de su negocio durante el año de la pandemia.

 

“Sólo fabricamos para firmas españolas que exporten mucho al extranjero y que, en principio, no sean competidoras directas”, explica el consejero delegado de Igor. La empresa mantiene una colaboración con la marca Verbenas, además de con otras enseñas “de renombre nacional e internacional”.

 

Para el próximo año, los planes de Igor pasan por afianzar sus relaciones con su red internacional de distribuidores y “centrar sus esfuerzos en comunicación, producto y el regreso a las ferias”. En el último año, la empresa no ha vuelto aún a viajar a salones nacionales de calzado, considerando que “falta mucho cliente extranjero, apenas se mueve”.

 

En 2022, Igor optará por asistir a ferias internacionales fuera de Europa, con la intención de ampliar su presencia en Estados Unidos y China. La compañía está presente en una red de 2.000 puntos de venta, la mitad de ellos en España. Sus mercados más importantes por cifra de negocio son el español, el turco y el británico.  

 

 

 

 

El canal digital no es una prioridad para Igor, que, a través de su tienda online, sólo realiza envíos a España y a Portugal. “No nos compensa operar en el extranjero porque una devolución nos mata”, explica el consejero delegado de la empresa alicantina. Igor implementó esta medida hace un año.

 

Además, la compañía considera que ampliar su alcance a través del canal online podría perjudicar a sus distribuidores. Con todo, Igor también tiene un acuerdo con el marketplace alemán Zalando.

 

Fundada en 1974 en Almordí (Alicante), la compañía de calzado emplea a 180 trabajadores en su planta de producción y el conjunto de su plantilla se ha duplicado en los últimos cuatro años.

 

La empresa se encuentra en plena transformación sostenible de su músculo industrial y, para 2024, prevé que entre el 80% y el 90% de la energía consumida en sus naves sea autogenerada por placas fotovoltaicas. Actualmente, la energía solar ya provee a las plantas de un 25% de la energía que consumen.