Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

El Corte Inglés explora nuevos formatos en Xanadú y Marineda y se acerca al modelo centro comercial

El grupo de grandes almacenes estudia reconvertir la primera planta del complejo de Marineda City y las dos últimas del de Xanadú para crear 42 nuevos locales destinados a marcas de moda. 

Iria P. Gestal

19 abr 2022 - 05:00

El Corte Inglés explora nuevos formatos en Xanadú y Marineda y se acerca al modelo centro comercial

 

 

El Corte Inglés sigue buscando fórmulas para sacar partido a sus centros. El grupo de grandes almacenes ha puesto en marcha un plan de transformación de sus establecimientos en los complejos Xanadú, en Madrid, y Marineda City, en A Coruña, con los que estudia transformar su oferta de moda en un nuevo formato con locales comerciales.

 

De esta manera, varias plantas de cada centro pasarían a convertirse en una extensión del centro comercial, con un formato de explotación totalmente diferente al que ha usado El Corte Inglés hasta ahora. De hecho, quien está ya comercializando estos nuevos locales es la división de El Corte Inglés Real Estate, y no la de retail. 

 

En total, los dos planes implicarían la creación de 42 locales comerciales que se convertirían en una extensión de Marineda City y Xanadú, según han explicado fuentes del sector a Modaes.es.

 

El objetivo tentativo es que el proyecto de A Coruña esté completado en 2023 y el de Madrid, en 2024. Este último es el más ambicioso. El grupo conservará el Hipercor y su oferta core de electrónica y cosmética en la planta semisótano, y transformará al completo las dos plantas superiores. Ambas se convertirán en una continuación del centro comercial Xanadú con treinta nuevos locales que sumarán casi 20.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable.

 

 

 

 

En Marineda City también se mantendrá Hipercor y las áreas de electrónica, cosmética y perfumería y electrodomésticos, mientras que la primera planta se creará también una extensión del complejo comercial, con doce nuevos locales y áreas comunes.

 

En 2021, El Corte Inglés adelantó que sus planes pasaban por convertir su centro en Marineda en un outlet de moda, manteniendo la planta baja, pero sin precisar cómo se articularía el nuevo formato. De hecho, el grupo no cierra todavía la puerta a otras opciones para reordenar la oferta de moda de ambos complejos.

 

Mientras alimentación o electrónica se han convertido en dos de los motores del retail de El Corte Inglés, en moda continúa buscando opciones para dar por la tecla, si bien desde el grupo insisten en que es estratégico. 

 

El centro comercial Marineda City, el segundo mayor de España, es propiedad desde 2014 de Merlin Properties, que lo adquirió por 260 millones de euros. Xanadú, por su parte, está en manos de Intu y Nuveen, que acaban de cerrar la refinanciación de su deuda con la banca.

 

 

 

 

Tres vías para la rentabilidad

El estallido del Covid-19 aceleró el ajuste de la red de centros de El Corte Inglés, aunque el plan llevaba años en marcha. El grupo optaba hasta ahora por tres formatos para sus centros menos rentables: convertirlos en outlets, transformarlos en centros logísticos para la última milla o alquilarlos a terceros.

 

En marzo de 2021, la empresa convirtió su centro de Eibar en una dark store, un almacén que dará servicio a Bizkaia, Álava y Gipuzkoa. Los outlets de moda es otra de las vías sobre la mesa: El Corte Inglés aplicó este formato en su centro de Sevilla Este. Otro de los establecimientos no rentables de El Corte Inglés, en Marbella, se alquiló a un grupo sueco para ser ocupado por oficinas.

 

Además de cambiar el formato de explotación, el grupo también continúa con su plan de desinversión. La empresa ha puesto en venta dos locales en la Puerta del Sol, en Madrid, por hasta 200 millones de euros, en un el marco de un proyecto con el que aspira a vender activos inmobiliarios por valor de 3.000 millones de euros.

 

El Corte Inglés reordenó sorpresivamente su cúpula a finales de marzo, con la salida de Víctor del Pozo y la creación de una comisión ejecutiva coliderada por José María Folache y Santiago Bau como directores generales y con Marta Álvarez como presidenta.

 

En el primer semestre del ejercicio fiscal 2022, comprendido entre marzo y agosto, el grupo registró un incremento en sus ventas del 25%, hasta 5.503 millones de euros, y anotó un resultado bruto de explotación (ebitda) positivo de 234 millones de euros, frente a las pérdidas operativas de 131 millones del mismo periodo del año anterior.