Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

El Acuerdo Marco de Inditex con IndustriAll cumple quince años y perfila nuevos retos

En octubre de 2007 el gigante gallego de distribución de moda firmó el primer acuerdo del sector con el sindicato global. Quince años más tarde, la unión continúa dando pasos hacia adelante con la firma de un pacto que da más accesibilidad a las visitas a fábricas.

El Acuerdo Marco de Inditex con IndustriAll cumple quince años y perfila nuevos retos
El acuerdo de Inditex con IndustriAll comenzó a gestarse en 2002

C. Juárez

4 oct 2022 - 05:00

 

4 de octubre de 2007, cinco de la tarde. Inditex y la Federación Internacional de Trabajadores del Textil, Vestuario y Cuero (Fittvc), a la que estaban adheridas las entonces federaciones sindicales Fitega-CCOO y Fia-UGT, firmaron fecha un pacto histórico: el primer Acuerdo Marco Internacional de la industria de la moda, y que sentó un precedente en el sector. Quince años después, Inditex acaba de reforzar su alianza con los sindicatos con un nuevo Protocolo de Actuación.

 

Entre las tareas pendientes se encuentran todavía abordar trabajos similares al principio de la cadena de suministro, los productores de materias primas, así como ancanzar en la transparencia: a diferencias de otros grandes grupos del sector, Inditex no publica su lista de proveedores.

 

“La síntesis de ese acuerdo es que fue el primero en el mundo, no sólo en el textil, que abordó toda la cadena de suministro”, detalla Isidor Boix, uno de los coordinadores del acuerdo y exdirector del departamento de Responsabilidad Social Corporativa de Fiteqa (CCOO).

 

Aunque se firmó en 2007, el acuerdo comenzó a gestarse desde cinco años antes: “antes de la firma se empezó a trabajar en el contenido”, recuerda Boix. En sus bases se establece que Inditex se compromete a “hacer respetar las normas fundamentales del trabajo en toda su cadena de producción, así como el procedimiento para su comprobación y la corrección de los incumplimientos, concretando para todo ello las formas de intervención sindical”.

 

 

 

 

Otro de los aspectos clave del Acuerdo Marco Internacional fueron el énfasis en los convenios de la Organización Internacional del Trabajo relativos a la libertad sindical y la negociación colectiva, así como la exigencia de un salario que fuera “al menos igual al mínimo legal y que deberá ser siempre suficiente para cubrir al menos las necesidades básicas”.

 

El pacto también incluyó la constitución de una Comisión Paritaria de seguimiento empresarial para realizar una balance anual de su cumplimiento y una coordinación permanente de las informaciones y de las actuaciones para la “revisión de los desarrollos de la libertad sindical y el derecho de negociación colectiva en la cadena de producción y distribución de Inditex, y la corrección de posibles incumplimientos.

 

Inditex también se comprometió con la firma a facilitar a Fittvc “información razonable acerca de su cadena de producción y distribución”, y llevar a cabo proyectos de formación “para avanzar en el ejercicio del acuerdo en toda la cadena de producción y distribución”.

 

El acuerdo supuso el primero en el mundo en el que incluye entre sus exigencias el “trabajo decente” a todos sus proveedores. “Inditex fue pionero y ha hecho de guía para el resto de las empresas”, señala Javier Usón, responsable del sector textil de UGT-Fica. “Es una forma de transparencia que no todo el mundo tiene”, añade.

 

 

 

 

“Ha servido para que las empresas del sector trabajen en el ámbito de la responsabilidad social corporativa con más ímpetu y que no se vea como algo utópico”, señala, por su parte, Julián González, secretario del sector químico, textil y artes gráficas del sindicato, y miembro también de IndustriAll.

 

La firma del acuerdo incluyó visitas previas de los sindicatos a proveedores de Inditex en China, Marruecos, Turquía y Portugal, la participación sindical en reuniones de Inditex con sus proveedores, y la coordinación con sindicatos locales.

 

En 2014, Inditex renovó el acuerdo con IndustriAll en la sede de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y cinco años más tarde, en 2019 volvió a renovarse. “La segunda renovación del Acuerdo Marco Global confirma que dos décadas de trabajo han dado resultado y que todavía quedan muchas tareas pendientes”, señaló entonces el sindicato global.

 

 

 

 

Ahora, quince años después, el Acuerdo Marco afecta a cerca de tres millones de trabajadores en todo el mundo. “Es una fórmula ambiciosa pero altamente efectiva para dar respuestas globales a los problemas globales, que en el caso de Inditex no puede ser calificado de otra forma que no sea positiva”, expresó ayer Pedro Hojas, secretario general de UGT-Fica en un comunicado sobre el aniversario de la firma.

 

En los quince años que han transcurrido en la firma del acuerdo, Inditex e IndustriAll han continuado estrechando alianzas. “A lo largo de estos años, la experiencia ha sido múltiple, desde resolver desde problemas de salarios impagados, a adaptación desde el punto de vista de seguridad y acciones durante la pandemia del coronavirus”, resume Boix.

 

Otra de las medidas que se han llevado a cabo en los últimos quince años en el marco del acuerdo han sido “trabajar en la regularización de la economía informal, plantear medidas y trabajar para la eliminación y prevención del trabajo infantil”, añade por su parte Víctor Garrido, secretario de acción sindical internacional de CCOO. “Desde el inicio, asumimos que el trabajo con los sindicatos locales era básico, para asegurar la sostenibilidad en la cadena de suministro”, asegura.

 

 

Pionero de otros acuerdos

 

El Acuerdo Marco Internacional de Inditex tuvo también algo de efecto llamada. Actualmente, sólo hay suscritos ocho acuerdos macro en todo el mundo en el sector de la moda y cuatro son con empresas españolas: Inditex, Tendam, Mango y El Corte Inglés.

H&M cuenta con una política parecida a la del gigante gallego, “aunque es más teórica que práctica”, sostiene Boix. La alemana Tchibo también tiene un acuerdo marco con el sindicato global, así como Mizuno y Asos.

 

“Hay un desequilibrio porque no hay la misma proyección de la actividad sindical en todos los países”, asegura Boix, poniendo en valor a las empresas españolas. El experto, además opina que se deberían firmar muchos más acuerdos de estas características, sobre todo en países con larga tradición textil, como Italia, donde “no tiene sentido que no haya un acuerdo, la presión tiene que salir por parte de las marcas”.