Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Ennio Fontana (Roberto Cavalli): “Los gestores siempre tenemos que estar al servicio del diseño”

El director general de la empresa italiana de moda de lujo asegura que uno de los principales retos a los que se han enfrentado el sector tras el estallido de la pandemia es la caída del turismo.  

C. Juárez

15 jun 2022 - 04:57

Ennio Fontana (Roberto Cavalli): “Los gestores siempre tenemos que estar al servicio del diseño”

 

 

“Los gestores tenemos que estar al servicio del diseño”, así resume su trabajo Ennio Fontana, director general de Roberto Cavalli desde octubre de 2020. El ejecutivo, que ha puesto en marcha un plan de expansión para la empresa en España, asegura que su trabajo pasa “por resolver problemas para que la parte creativa se exprese” y reconoce que la caída del turismo ha sido el mayor golpe al que ha tenido que hacer frente el sector.

 

Pregunta: ¿Cómo ha cambiado el segmento del lujo tras la pandemia?

Respuesta: Ha cambiado mucho, básicamente por la caída del turismo, ya que ya no se viaja tanto como antes de la pandemia. Lo que más ha impactado es la caída del turismo procedente de Asia, Oriente Próximo y Rusia. Es cierto que ya hay movimiento en ciudades como Marbella, Saint Tropez o Montecarlo, pero también que estos no son los principales destinos para los clientes asiáticos, por lo que el lujo en las principales ciudades europeas se ha resentido. Por otro lado, durante la pandemia muchos clientes siguieron comprando. La clave es cómo el sector se ha adaptado a la digitalización.

 

 

 

 

P.: ¿Cómo se ha adaptado Roberto Cavalli a los cambios?

R.: En el negocio digital, Roberto Cavalli se encuentra un poco por detrás, porque en los años de antes de la pandemia la empresa no tomó las mejores decisiones. Ahora hemos puesto en marcha una estrategia de digitalización y estamos invirtiendo para integrar el ecommerce en nuestra propia estructura, algo que ya habían hecho las marcas antes de la pandemia. El negocio online es muy importante ahora, y si pierdes tiempo, vas en desventaja. Si estás un año por atrás del resto es como si hubieras perdido cinco años.

 

P.: ¿Hasta dónde puede llegar la cuota del online en el lujo?

R: Nosotros ahora mismo estamos en alrededor del 10%, y tenemos previsto que crezca entre un 45% y un 50% este año. No me importaría que el online fuera sólo un 5% si fuera muy fuerte.

 

P.: ¿Cómo se vende lujo en un contexto como el actual?

R.: Es cierto que todo ha cambiado después de la pandemia, desde el producto hasta los clientes. Hemos pasado de un consumo extremo de productos ready to wear, como camisetas y sudaderas, porque la gente estaba en sus casas. Ahora estamos viendo otro cambio, porque la gente vuelve a salir y las mujeres han empezado a comprar más para eventos. El lujo siempre seguirá creciendo.

 

 

 

 

P.: Roberto Cavalli tiene vodka, cafeterías, hoteles. ¿Cuánto se puede estirar una marca?

R.: El lujo es un modo de vida y está definido por la experiencia que le ofreces al cliente. No es tan importante que vendas todo tipo de productos como aunar todos bajo un mismo concepto y experiencia. Damac, el dueño de Roberto Cavalli, es un importante player en el sector del real estate, por lo que tenemos la oportunidad de desarrollar el segmento de restauración y hoteles. Todo esto ayuda a construir la marca.

 

P.: Usted dijo en una ocasión que el principal reto del sector actualmente son las disrupciones en la cadena de suministro. ¿Cómo ha impactado?

R.: Es cierto, hemos tenido que reorganizando internamente porque lo que tardaba dos meses en producirse ahora tarda hasta cinco o seis meses. También ha impactado que hay una menor oferta de materias primas, por lo que los retrasos se han incrementado mucho más. Ahora, en lugar de seis colecciones, hacemos cuatro al año, y hemos anticipado también las compras para poder tener asegurado el suministro de las tiendas y de nuestros clientes multimarca.

 

P.: En momentos como el actual, ¿el gestor tiene que mandar más que el creativo?

R.: El director creativo, tiene que mandar más siempre. El trabajo de un manager es resolver problemas y tratar de evitarlos para que la parte creativa se exprese y trabaje de la mejor manera. Los gestores siempre tenemos que estar al servicio del diseño.