Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

El íntimo de Avet impulsa su expansión y triplicará sus ventas en Europa en los próximos años

S. Riera

15 abr 2013 - 04:45

Avet apuesta por el mercado europeo para continuar su crecimiento internacional. La compañía catalana Vilaseca, propietaria de las marcas de íntimo Avet y Set, incrementará el peso de las exportaciones en su cifra de negocio. La empresa prevé triplicar las ventas en el extranjero entre los próximos cinco y diez años. El objetivo de la compañía es que el peso de las exportaciones en la facturación pase del 10% actual al 30%, según ha explicado su director general, Esteve Vilaseca, a Modaes.es.

 

El grupo, con sede en Mataró (Barcelona), afianzará su crecimiento de manera “lenta, pero segura”, según ha subrayado el empresario. Vilaseca tiene previsto profundizar en los mercados en los que lleva años trabajando, como Francia o los países escandinavos; crecer en los de reciente penetración, como Alemania o Rusia; e introducirse en otros de nuevos, aunque siempre en Europa.

 

La compañía, que dio el salto internacional en la década de los setenta, continuará trabajando en el extranjero a través de representantes y distribuidores, según las características de cada país. El principal canal de distribución de la empresa es el multimarca y, por el momento, no hay intención de abrir de nuevos.

 

El empresario mantiene la misma estrategia de sus orígenes. A pesar de las dificultades por las que atraviesa el comercio multimarca, sigue considerando que es la mejor vía para llegar a su consumidor.

 

Vilaseca es una empresa familiar, fundada por el padre del actual director, en 1952. Hace quince años se produjo el relevo generacional y, en la actualidad, se mantienen en la compañía dos de los cuatro hermanos, Esteve en la dirección y Mª Assumpció, al frente del departamento creativo.

 

El grupo, que en 2012 facturó 16,5 millones de euros, es de los pocos en la industria textil en Europa que todavía mantiene su producción internalizada. En su sede en Mataró, Vilaseca conserva la de tejeduría y confección, así como la gestión logística. En total, la compañía emplea a cincuenta trabajadores, la mayoría de los cuales suma una treintena de años a su servicio.

 

El empresario asegura que continuarán con la misma estructura, porque les da capacidad para ofrecer una respuesta rápida en artículos de rotación y les permite un control directo sobre la calidad de los artículos. Según Vilaseca, mantener la producción “tiene el inconveniente del coste, pero de momento el mercado nos lo admite”.