Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Margen y sostenibilidad: la moda se transforma ante la era post Covid

Enrique Porta, socio responsable de consumo y distribución de Kpmg; Marcella Wartenbergh, consejera delegada de Awwg; Ignacio Sierra, director general corporativo de Tendam, y Eduardo Zamácola, presidente de Acotex, fueron los participantes del debate.

Modaes

28 ene 2022 - 04:56

Margen y sostenibilidad: la moda se transforma ante la era post Covid

 

 

La moda debate sobre el futuro. Sostenibilidad, margen, tecnología y, por supuesto, cliente, son los principales vectores que marcarán la evolución del sector de la moda en 2022. Esta fue la conclusión a la que llegaron varios directivos del sector de la moda en el marco de la presentación ayer del informe Global Fashion Drivers 2022, que cuenta con el apoyo de Kpmg, y que analiza los principales parámetros para la transformación del sector.

 

Enrique Porta, socio responsable de consumo y distribución de Kpmg, Marcella Wartenbergh, consejera delegada de All We Wear Group; Ignacio Sierra, director general corporativo de Tendam, y Eduardo Zamácola, presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complemento y Piel (Acotex), participaron ayer en el debate sobre la transformación de la industria de la moda en la era post-Covid-19.

 

Todos los participantes coincidieron en que el principal driver de la industria de la moda en los próximos años es el margen. “Sin margen no hay sostenibilidad, no hay futuro de la empresa, no hay absolutamente nada”, sentenció Zamácola. “Es lo que va a dictar el posicionamiento de la empresa”, declaró por su parte Wartenbergh. “Va a ser el driver a partir del cual las empresas tomarán decisiones este año”, añadió la directiva.

 

 

Sierra también se mostró de acuerdo con esta opinión, aunque añadió que “el margen se sustenta en otros dos drivers, como son la sostenibilidad y la tecnología, que tienen que ser rentables”. “El sector necesita muchos cambios estructurales que requiere recursos, que luego habrá que devolverlos, por lo que también se requiere un margen estable que facilite la inversión”, explicó Porta.

 

Con todo, los ponentes coincidieron que el margen es el principal driver para el sector desde un punto de vista financiero ya que el consumidor continúa siendo el centro de la estrategia para la moda. “Debemos tener en cuenta que todos los drivers sirven para llegar a ese consumidor”, apuntó Wartenbergh.

 

¿Ha cambiado algo antes y después de la pandemia? “Lo que era importante era establecer una estrategia clara, habíamos estado siempre muy pendiente de la moda en sí misma y menos de la estrategia”, respondió Sierra sobre los cambios que ha traído el estallido del coronavirus.

 

 

 

 

“La pandemia nos ha obligado a ser ágiles en reinventarnos, algo necesario desde hace muchos años”, añadió, por su parte, Wartenbergh. “Sigo pensando que antes de la pandemia el margen también era el driver más importante, pero ahora es una cuestión de supervivencia”, subrayó Zamácola. “La carrera ahora es por la propuesta de valor”, opinó Porta.

 

La experiencia y tecnología fueron otros de los focos del debate. “Vamos hacia un mundo en el que la tecnología y la sostenibilidad deben estar integradas y, además, ser rentables”, apostilló Sierra. Sobre la tienda física, “sin lugar a dudas es un driver tiene que seguir existiendo, aunque las tiendas tienen que reinventarse”, apunta Zamácola

 

Porta opinó que “cuando hacemos análisis de las compañías, las que tienen mejores resultados son las que enfocan la relación con el cliente mediante la experiencia y servicio y no con la transacción”. “La experiencia y la tecnología son los dos factores que hay que agregarle al producto para mantener a nuestro cliente”, matizó Wartenbergh.

 

 

Sobre la relocalización de la supply chain a países en cercanía, todos los ponentes apuntaron que no va a haber un cambio radical. “Hay una voluntad conceptual, pero se materializará ya que es un factor muy crítico y no cambia de un día para otro”, sentenció Porta. “Masivamente no creo que vaya a haber un cambio radical en la cadena de valor, aunque sí movimientos que generen valor”, añadió Sierra.

 

El camino hacia convertirse en una mejor industria dirigida por la sostenibilidad fue la conclusión del debate de ayer. “El sector ya ha aprendido que un mundo abierto y sostenible genera riqueza para todos”, explicó Sierra. “Con todo lo malo de la crisis, la industria de la moda ha sido forzada a transformarse y acometer proyectos brutales y sostenibles ante la alternativa de morir”, concluyó Porta.