Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Moda: ¿motor de los centros comerciales? Si cae la moda caen los ‘malls’

El sector continúa siendo el ancla de los complejos y su principal fuente de ingresos. Cuando el sector hunde sus ventas, cae también el tráfico a los centros comerciales españoles.

J. Cumellas

17 jun 2019 - 04:49

Moda: ¿motor de los centros comerciales? Si cae la moda caen los ‘malls’

 

 

Más restauración y menos moda. Más experiencia y menos tiendas. Los informes insisten en apuntar que el papel de la moda cotiza a la baja en los complejos comerciales, inmersos, a su vez, en su propia transformación, pero lo cierto es que el sector continúa siendo el principal motor de los centros comerciales españoles. E igual que los impulsó durante su época de bonanza, ahora, cuando las ventas de moda descienden, lo sufren también los malls.

 

Actualmente, la moda agrupa el 54% de la renta de los centros comerciales en España, seguida de las actividades de restauración, que representa un 12% del total; los servicios, con un 10%, y el entretenimiento, que copa el 9%, según un informe de Savills Aguirre Newman.

 

Durante la crisis, tanto las ventas del sector como el tráfico en los centros comerciales registraron descensos año tras año, en un contexto de contracción del consumo. La moda comenzó a recuperarse antes: en 2014, la facturación del sector aumentó un 3,9%, según datos de la Asociación Española del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex).

 

 

 

 

El tráfico, en cambio, todavía cerró aquel año en negativo, aunque con un descenso más moderado, del 0,3%, según el Índice Nacional Shoppertrak. Desde entonces, ambos indicadores han dibujado una línea similar.

 

En 2015, ambos cerraron en positivo: el comercio de moda creció un 7,7% y el tráfico, un 1,5%. Un año después, ambos moderaron su crecimiento, con una subida del 1,5% de las ventas y del 0,9% del tráfico.

 

Los ascensos contenidos continuaron un año después y, en 2018, llegó el golpe: la facturación del sector cayó por primera vez desde la recuperación, con una caída del 2,3%. El tráfico, por su parte, cerró en plano, su peor evolución desde la recuperación.

 

 

 

 

En lo que va de 2019, la moda ha dibujado una curva errática, mientras que la afluencia se ha mantenido en descenso casi cada mes. Ambos indicadores se han visto afectados por el efecto calendario debido a las fechas de Semana Santa.


Las ventas de moda arrancaron el año en descenso, con una caída del 1,9%, mientras que la afluencia retrocedió un 3,5%. En febrero y marzo, la moda se recuperó, con avances del 2,8% y el 11,8%, pero no así el tráfico, que anotó descensos del 2,4% y el 5,8%. En abril, en cambio, las visitas a los centros comerciales se recuperaron, con un avance del 2,5%, mientras que la moda hundió sus ventas. En mayo, la tendencia se ha vuelto a invertir: ventas al alza un 2,9% y afluencia en descenso, con una caída del 4%.