Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

La inflación alcanza un nuevo récord en Alemania en septiembre a las puertas de la recesión

El nuevo récord en la inflación germana está condicionado por la subida del precio de la energía, que aumentó un 43,9% interanual en septiembre, y del aumento en el precio de los alimentos, que anotaron un repunte del 18,7%.

La inflación alcanza un nuevo récord en Alemania en septiembre a las puertas de la recesión
En el país, la subida de la inflación está especialmente condicionada por el incremento de los precios de la energía, que en septiembre aumentaron un 43,9% interanual.

Modaes

13 oct 2022 - 11:00

La inflación vuelve a arrasar en Alemania. En septiembre, el índice de precios al consumo (IPC) de Alemania se situó en el 10%, la mayor subida desde la reunificación del país en 1990, según los datos publicados por Destatis, la oficina de estadística germana.

 

Según las proyecciones del Gobierno alemán, el país entrará en recesión económica en 2023, ya que su Producto Interior Bruto (PIB) caerá un 0,4%, debido a los altos niveles de inflación, a las repercusiones económicas de la guerra en Ucrania y a la interrupción de los suministros de gas rusos, una estimación a la que se ha sumado el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

En el país, la subida de la inflación está especialmente condicionada por el incremento de los precios de la energía, que en septiembre aumentaron un 43,9% interanual, tras el alza del 35,6% en agosto. La energía doméstica aumentó un 51,8%, incluyendo un incremento del 108,4% del combustible de calefacción y del 95,1% del precio del gas natural, mientras que los precios de la electricidad subieron un 21%.

 

 

 

 

Por su parte, los precios de los alimentos aumentaron un 18,7% en septiembre, tras registrar un alza del 16,6% en agosto. La tasa de inflación subyacente, que deja fuera del cálculo los alimentos y la energía, fue del 4,6%.

 

El nuevo récord en el IPC alemán coincide con la subida de precios en todo el mundo. En septiembre, el Índice de Precios de Consumo (IPC) de la zona euro registró una subida del 10%, la mayor de toda la serie histórica, iniciada en 1997, mientras que el pasado junio, la inflación de Estados Unidos registró una subida del 9,1%, la mayor desde 1981.

 

En España, el IPC también marcó máximos históricos el pasado julio, con una subida de su tasa interanual del 10,8%, su nivel más alto desde 1984 y seis décimas por encima de la registrada en junio.