Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

El grupo danés Bestseller ultima el lanzamiento de una marca ‘low cost’ a nivel mundial

P. Riaño

29 oct 2012 - 05:00

El grupo danés Bestseller, propietario de cadenas como Jack & Jones o Vero Moda, se prepara para competir en el segmento low cost. La compañía ultima el lanzamiento al mercado de la enseña Jacqueline de Yong, que se comercializará en todo el mundo a partir de la próxima primavera.

 

Jacqueline de Yong operará como una marca independiente dentro de la estructura de Bestseller, si bien ha sido creada y será dirigida por la estructura de Only, una de las principales enseñas del grupo.

 

La nueva marca se dirigirá al público femenino de 18 a 30 años, con precios que irán desde 9,95 euros para una camiseta hasta 19 euros para unos vaqueros. “Será una colección basada en productos de volumen”, explican a1 Modaes.es desde la compañía, que añaden que se ha puesto en marcha para “dar respuesta a una necesidad del mercado”.

 

La nueva marca se lanzará de forma simultánea en todos los mercados en que opera Bestseller, incluido España. La enseña comenzará su distribución en el canal multimarca, aunque en un futuro no se descarta que cuente con establecimientos propios. En España, Bestseller posee una red de 3.000 puntos de venta multimarca.

 

Bestseller, fundada en 1975 y controlada por capital familiar, suma así una nueva enseña a su pool de marcas, formado por Jack & Jones, Name It, Mamalicious, Object Collector’s Item, Only, Outfitters Nation, Pieces, Vero Moda y Vila Clothes.

 

Con una cifra de negocio de 3.700 millones de euros, Bestseller fue fundada por Merete Bech Povlsen y Troels Holch Povlsen. Hoy en día, la compañía distribuye sus marcas en 46 países de Europa, Oriente Medio y Canadá a través de 8.300 establecimientos monomarca (330 de ellos ubicados en Dinamarca y 5.000, en China) y 12.000 puntos de venta multimarca.

 

En el mercado español, Bestseller cuenta con cinco oficinas y emplea a 160 personas, sin tener en cuenta el personal de tienda. La filial española del grupo alcanzó una facturación de 200 millones de euros en el último ejercicio, cerrado el pasado agosto.