Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Kraft&Walkers: el ‘hub’ multimarca para la moda emergente

La tienda de la compañía, que nació de la mano Rodrigo Navalón, Lucas Monroy y Javier Arias, está ubicada en el número 55 de la céntrica calle Lagasca de Madrid.

C. Juárez

8 jun 2020 - 04:51

Kraft&Walkers: el ‘hub’ multimarca para la moda emergente

 

 

Presencia, asesoramiento y distribución para la nueva generación de la moda. Este es el modelo de la start up Kraft&Walkers. La empresa basa su negocio en dos modelos: una tienda multimarca de marcas emergentes, y una otra de asesoría y consultoría para estas empresas.

 

La tienda está ubicada en el número 55 de la calle Lagasca, en el barrio de Salamanca de Madrid. La empresa trabaja con start ups de moda, que comercializan sus productos en el establecimiento de Kraft&Walkers. En su interior, cada firma cuenta con su propio espacio de venta, en que el están presentes hasta seis meses.

 

Además, la compañía facilita asesoramiento a los emprendedores del sector de la moda en España, con el fin de mejorar su posicionamiento y expansión en el mercado. La empresa fue fundada de la mano de tres emprendedores ajenos al sector de la moda: Rodrigo Navalón, que fue consultor en PwC; Lucas Monroy, con experiencia en el ámbito de la comunicación, y Javier Arias, ex ejecutivo de Unilever. La inversión inicial para la puesta en marcha de la empresa fue de 120.000 euros.

 

 

 

 

El perfil de las marcas que venden en Kraft&Walkers va desde compañías emergentes a start ups de moda que sólo cuentan con su canal de ecommerce. Entre ellas se encuentran Sepiia, Name the Brand, Abre Vilma, Black&Coral, Bruna, Vanylu o Valentina Gari, entre otras.

Kraft&Walkers no compra el stock de estas marcas, sino que funciona como un depósito y ellos se quedan con un fijo, que cubre servicios de personal y almacenamiento, y un variable. Cada marca funciona de manera autónoma dentro del espacio, decide sus ofertas y promociones y se encarga de formar al personal.

 

Además del espacio de venta, Kraft&Walkers también ofrece asesoramiento para estas empresas. La start up recoge información de los clientes y elabora un informe personalizado con un análisis para cada marca. La compañía empezó sólo con ocho marcas antes de Navidad, y ahora suma más de cuarenta.

 

Por otro lado, el establecimiento cuenta con un espacio de reuniones o sala de exposición para que las marcas se puedan reunir, organizar charlas o realizar los shootings de una campaña. En paralelo, Kraft&Walkers también asesora a las empresas sobre comunicación, contenido multimedia, temas legales e inversión.