Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Más presión a Rusia: Estados Unidos y la Unión Europea prohíben las exportaciones de lujo al país

“Vamos a dificultarles la compra de productos de alta gama fabricados en nuestro país prohibiendo las exportaciones de artículos de lujo a Rusia”, declaró Joe Biden, presidente de Estados Unidos, ante el anuncio del nuevo paquete de restricciones al país.

Modaes

14 mar 2022 - 10:32

Más presión a Rusia: Estados Unidos y la Unión Europea prohíben las exportaciones de lujo al país

 

 

Más presión a Rusia. Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y los miembros del G7 acordaron el pasado viernes un nuevo paquete de medidas contra Rusia, entre los que se incluye la prohibición de vender productos de lujo al país como “golpe directo a la élite rusa”.

 

“Aquellos que sostienen la maquinaria de guerra de Putin ya no deberían poder disfrutar de su lujoso estilo de vida mientras las bombas caen sobre personas inocentes en Ucrania”, sentenció Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. “Vamos a dificultares la compra de productos de alta gama fabricados en nuestro país”, explicó por su parte Joe Biden, presidente de Estados Unidos, en el anuncio.

 

Dentro del sector de la moda, el lujo es uno de los segmentos más expuestos en el país y generó 6.770 millones de dólares en Rusia en 2021, según datos de Euromonitor. Tras el estallido de la guerra, numerosas compañías del sector decidieron paralizar su actividad en el país. La primera de ellas fue Burberry, a la que siguieron Chanel, Hermès, Prada y los tres mayores conglomerados de lujo, LVMH, Kering y Richemont.

 

LVMH cuenta con una amplia presencia en el país, con cerca de 120 establecimientos propios y 3.500 empleados. Hermès, por su parte, opera en Rusia con tres tiendas y sesenta empleados, mientras que Chanel cuenta con cinco establecimientos y su plantilla en el país asciende a trescientas personas.

 

 

 

 

Con todo, UBS calcula que los principales operadores de lujo, como LVMH, Hermès, Kering y Burberry, obtienen menos del 1% de sus ingresos en Rusia. Para Richemont, en cambio, los compradores rusos representan el 2% de las ventas.

 

 

Más medidas para aislar a Putin

Uno de los objetivos actuales de la Unión Europea, Estados Unidos, Reino Unido y el resto de las potencias internacionales es “aumentar la presión económica sobre el Kremlin”, y aislar a las élites rusas afines al régimen.

 

Entre las nuevas medidas se encuentran negar a Rusia el estatus de nación favorecida, que supone revocar algunos de los beneficios que disfruta el país como miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Además, también se está trabajando en suspender los derechos de Rusia como miembro de las principales instituciones financieras multilaterales, incluidos el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial.

 

Como segunda medida se encuentra “continuar presionando a las élites rusas cercanas a Putin, así como sus familias”, explicó Von der Leyen. En ese sentido, los ministros de Finanzas, Justicia e Interior de los países miembros del G7 se reunirán la próxima semana para coordinar grupos de trabajo para “atacar a los compinches de Putin”.

 

 

 

 

En tercer lugar, la Unión Europea, Estados Unidos, Reino Unido y el resto de las potencias internacionales también se asegurarán de que Rusia y sus élites no puedan usar sus criptoactivos para eludir las sanciones. “Evitaremos que el grupo cercano a Putin y los arquitectos de su guerra utilicen estos activos para crecer y transferir su riqueza”, señala Von der Leyen.

 

Además de prohibir las exportaciones de lujo, otra de las sanciones es la prohibición de las importaciones de productos de hierro y acero de la Federación de Rusia. “Esto afectará a un sector central del sistema de Rusia, lo privará de miles de millones de ingresos por exportaciones y garantizará que nuestros ciudadanos no estén subsidiando la guerra de Putin”, añade.

 

La última medida pasa por poner fin a nuevas inversiones europeas del sector energético en Rusia porque “no deberíamos estar alimentando la dependencia energética que queremos dejar atrás”.

 

La Unión Europea ha declarado, además, que las sanciones que ya han llevado a cabo han surtido efecto y han “afectado duramente a la economía de Rusia”. “El rublo se ha desplomado, muchos bancos clave están aislados del sistema bancario internacional, y las empresas se están yendo del país”, explicó Von der Leyen.