Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Balenciaga vuelve a los orígenes y abre una tienda de alta costura

La compañía se instalará en el número 10 de la Avenue George V de París, donde Cristóbal Balenciaga abrió su primera tienda en Francia en 1937. La tienda también venderá ediciones limitadas y productos personalizables.

Balenciaga vuelve a los orígenes y abre una tienda de alta costura
Balenciaga se instalará en la misma dirección donde Cristobal Balenciaga abrió su primera tienda en París.

Modaes

4 jul 2022 - 19:07

Balenciaga regresa a sus orígenes. La compañía, controlada por el conglomerado de lujo Kering, ha abierto un establecimiento en París dedicado a su colección de alta costura, según ha informado la empresa.

 

Junto con la colección de alta costura, que se produce únicamente bajo encargo, la tienda se llenará con colecciones especiales y otros productos “personalizables” para hombre y mujer. El espacio se distribuye en dos plantas donde la ropa convive con accesorios y otros objetos.

 

El objetivo es acercar el concepto de la alta costura a las nuevas generaciones. “El concepto de esta tienda es una puerta a la alta costura, que continúa siendo un universo muy cerrado, especialmente para las generaciones más jóvenes”, argumenta Cédric Charbit, consejero delegado de Balenciaga.

 

El establecimiento se encuentra en el número 10 de la Avenue George V, donde el español Cristóbal Balenciaga, fundador de la firma, abrió su primera tienda en Francia en 1937, después de cerrar sus establecimientos en España tras el estallido de la guerra civil.

 

 

 

 

Los orígenes de Balenciaga se remontan a 1917, cuando el modisto del mismo nombre, considerado el gran maestro de la alta costura, la fundó en San Sebastián. Cuando, dos décadas después, debutó en París, fue un éxito de la crítica y los compradores.

 

En 1968, Balenciaga presentó su última colección y, después de treinta años en activo, se retiró. Fallecería sólo cuatro años después hasta que, ya entrada la década de los noventa, fue relanzada con Nicolas Ghesquière (hoy en Louis Vuitton) como director creativo. La firma estaba entonces en manos de Jacques Bogart. En 2001, Kering adquirió la compañía. Desde 2015 Demna Gvasalia es el director creativo.

 

Actualmente, Balenciaga se ha convertido en una de las principales marcas de Kering, por detrás de Gucci, Yves Saint Laurent y Bottega Veneta. Si bien el grupo no segrega los datos de facturación de la firma, en su informe anual subraya que Balenciaga fue “de las pocas marcas de lujo que crecieron en 2020”.

 

Kering cerró el ejercicio 2021 con un crecimiento del 34,7%, hasta 17.645,2 millones de euros, superando en un 11% los resultados previos al estallido del Covid-19. El beneficio fue de 3.176 millones de euros, un 47,7% más que en 2020.