Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Pikolinos roza ventas prepandemia en 2021 y prevé facturar 130 millones en 2022

La empresa ilicitana de calzado prevé superar los niveles de ventas prepandemia en el ejercicio 2022-2023, que se cerrará en abril del año que viene. Mientras, impulsará su crecimiento consolidando su presencia en los mercados en los que ya opera, como España o Alemania.

Modaes

18 mar 2022 - 13:48

Tienda de Pikolinos

 

 

Pikolinos encara la recuperación. La compañía ilicitana de calzado planea recuperar sus niveles de ventas prepandemia en el próximo ejercicio, según ha explicado Juan Manuel Perán, presidente ejecutivo de la compañía, a Modaes.es. Justo antes de la llegada del Covid-19, el grupo facturó alrededor de 127 millones de euros. Para el ejercicio 2022-2023, los planes del grupo pasan por alcanzar unas ventas de 130 millones de euros.

 

Tras el estallido de la pandemia, Pikolinos experimentó una caída interanual del 30% en su facturación y, para el ejercicio 2021-2022, que se cerrará el próximo abril, la empresa prevé registrar unos ingresos de entre 107 millones de euros y 110 millones de euros.

 

En mayo, el grupo pondrá en marcha un plan estratégico a tres años, basado en tres ejes principales: el crecimiento, la transformación y la eficiencia. “Antes, nuestro objetivo era situarnos en el top tres de marcas españolas, pero ahora estamos centrando nuestros esfuerzos en consolidar nuestra presencia en el mercado internacional”, sostiene Perán.

 

Con esta nueva estrategia, la empresa espera reforzar su actividad comercial en sus mercados principales: España, Francia, Alemania, Estados Unidos, China y México. “Tenemos previstas entre cinco y ocho aperturas para el próximo año”, comenta Perán, explicando que entre ellas se incluyen tiendas propias, franquicias y córners en grandes almacenes.

 

 

 

 

Actualmente, la empresa opera en sesenta países y sus ventas internacionales copan un 75% de su cifra de negocio. Para dentro de tres años, una vez el plan estratégico haya finalizado, el objetivo de Pikolinos pasa por mantener este porcentaje. Hasta entonces, el grupo no planea la entrada en nuevos mercados.

 

El grupo, que opera con las marcas Pikolinos y Martinelli, cuenta con 59 tiendas propias repartidas entre España, Bélgica, Francia y Alemania, diez franquicias en México y 140 corners en China. “Las ventas de Rusia y Ucrania no generan una parte representativa de los ingresos, pero aún así, la guerra entre ambos países nos está afectando, sobre todo, en los mercados del este y el norte de Europa”, ha explicado el ejecutivo.

 

El canal direct to consumer, que engloba las tiendas propias y el online, genera más del 25% de la facturación de Pikolinos, aunque la empresa cuenta con que en el próximo ejercicio las ventas retrocedan en este canal. “La pandemia ha acelerado la digitalización, pero ahora operar en el online es una obligación”, añade Perán.

 

A largo plazo, “lo ideal sería contar con puntos de venta propios en cada país en el que estamos presentes, pero esto es algo muy complicado”, explica Perán. De momento, Pikolinos seguirá reforzando su presencia en mercados como Alemania, el tercero más importante para la compañía por cifra de negocio. A escala nacional, la empresa ha abierto esta semana dos nuevos establecimientos, ubicados en Portal de L’Àngel y L’Illa Diagonal Mar, ambos en Barcelona.

 

 

 

 

Fundada en 1984 en Elche (Alicante) de la mano de Juan Perán, padre del actual presidente, Pikolinos es una de las mayores empresas de España por volumen de negocio. En 2007, el grupo se hizo con la firma Martinelli y, a día de hoy, opera con ambas marcas a escala global.

 

Hace un mes, el grupo modificó su cúpula con la salida de Manel Jadraque, consejero delegado de la empresa desde 2018. Fue entonces cuando los hermanos Juan Manuel, Rosana y Carolina Perán, tomaron las riendas de la compañía como presidente ejecutivo, vicepresidenta y brand manager, respectivamente.

 

A día de hoy, el accionariado de la compañía se encuentra en su totalidad en manos de la familia fundadora, que no tiene pensado tender la mano a nuevos inversores externos próximamente.