Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Rebelión autonómica contra la liberalización de horarios comerciales

C.D.A.

4 jul 2012 - 04:51

Varios gobiernos autonómicos anunciaron ayer que plantarán batalla a la ampliación de domingos y festivos de apertura comercial impulsada por el Gobierno. Cataluña, Andalucía y País Vasco lideran la rebelión contra el Gobierno, que también ha suscitado las acríticas de Galicia y La Rioja. En contraposición a las comunidades más críticas se encuentra la Comunidad de Madrid, donde rige una liberalización total de los horarios.

 

La Generalitat catalana ha anunciado, incluso, su intención de recurrir la medida ante el Tribunal Constitucional en el caso de que finalmente el ejecutivo mantenga su intención de modificar los horarios y liberalizarlos en catorce grandes municipios turísticos catalanes, entre los que incluye Barcelona. El alcalde de la capital catalana, Xavier Trias, también rechaza la liberalización, si bien se ha mostrado abierto a adoptar soluciones puntuales en algunas zonas de la ciudad.

 

Los planes del Gobierno de Mariano Rajoy pasan por ampliar los horarios comerciales en 2013 del mínimo actual de 72 horas a 90 horas semanales, así como aumentar los domingos y festivos de apertura hasta un mínimo de diez días al año, frente a los ocho que están vigentes actualmente en comunidades como Cataluña.

 

A la oposición de Cataluña, una de las autonomías históricamente más inclinadas en favor de la regulación y el control de horarios, se sumó ayer el Gobierno vasco, que sostuvo que la actual regulación es “suficiente”, y la Junta de Andalucía, que alertó del impacto de la medida sobre pymes y empleo.

 

Desde el sector privado, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aplaudió la ampliación de los horarios comerciales, aunque sostuvo que es insuficiente. La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) coincidió con este diagnóstico, al señalar que la reforma es tendrá un impacto “irrelevante".

 

La Confederación Española de Comercio (CEC), en cambio, se colocó en el bando contrario a la medida, al calificarla de totalmente negativa. Según la patronal del pequeño comercio, la ampliación de los horarios de apertura no redundará en un aumento del consumo.