Líder en información
económica del negocio
de la moda

Tendencias

Fimi se afianza en el calendario y seduce al visitante extranjero en su regreso

La edición de verano de la feria de moda infantil, que tiene lugar por primera vez en solitario tras la pandemia, también coincide con su primera edición en Valencia, después de que en 2019 trasladara el evento desde Madrid.

Fimi se afianza en el calendario y seduce al visitante extranjero en su regreso
Fimi ha reunido en su edición de verano a 120 expositores.

C. Juárez

20 jun 2022 - 05:00

Italiano, alemán e inglés. La primera edición de verano de la feria de moda infantil Fimi tras la pandemia, ha vuelto a reunir al sector en un certamen de tres días en el que el acento extranjero ha primado entre los visitantes. Se trata de la primera edición en solitario de la feria tras la pandemia. En febrero, ya se organizó una primera convocatoria de BabyKids Spain, que reúne la oferta de moda infantil y la de puericultura.

 

El pasado viernes 17 de junio, Fimi dio el pistoletazo de salida a su edición de verano, con pasillos llenos y buena acogida, tanto de parte de los visitantes como de los expositores. “Estamos muy contentos de volver, teníamos la intención de venir a la edición de febrero, pero no pudimos por calendario”, señalaba María Pilar López Blanco, directora general de Foque, uno de los stands más concurridos.

 

La buena afluencia se percibía desde el inicio de la jornada en la entrada al recinto Feria de Valencia. Según Alicia Gimeno, directora del evento, se espera recuperar el tráfico de antes de la pandemia. La mayoría de los expositores coincidían también la mejora en cuanto a visitantes respecto a la edición de febrero, en la que la puericultura copó el protagonismo.

 

 

 

 

La feria, que ha contado con la participación de firmas como Canada House, Monamoon o Tartaleta, ha vuelto a echar en falta a los pesos pesados del sector, como Mayoral o Bóboli, que llevan varias ediciones sin acudir al evento. La jornada también ha echado en falta compañías que estuvieron presentes en la edición de febrero, que se celebrará junto a la puericultura, como Paz Rodríguez, Orchestra o Bestseller, que estuvo presente con sus marcas de moda infantil. Aun así, Fimi ha reunido a 120 marcas, por encima de la edición de febrero.

 

El sábado 18, el día ecuador de la jornada, dejaba también una estampa de pasillos llenos durante la mañana. “La gente se está animando a venir, sobre todo de fuera de España, lo que es un gran empuje”, señalaban desde el stand de calzado infantil Igor.

Para impulsar la internacionalización del evento, Fimi ha llevado a cabo junto a la Asociación Española de Productos para la Infancia (Asepri), la Cámara de Comercio de Valencia y el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) una campaña para atraer compradores extranjeros.

 

El resultado ha sido que durante toda la jornada en los pasillos de la feria se escuchara conversaciones en otros idiomas. “Hemos acudido por primera vez y la feria nos parece muy atractiva”, señalaba una compradora portuguesa. En concreto, acudieron más de cien representantes de distribuidores internacionales de moda. “Lo importante es que se haga negocio”, destacaba Lores Segura, directora de Asepri.

 

 

 

 

Con todo, algunas compañías, como Pisamonas, especializada en calzado, se mostraban más prudentes. “Es cierto que hay muchos compradores extranjeros, lo que nos viene muy bien, pero todavía es pronto para valorar el resultado de la feria”, apuntan desde el stand.

 

Pese al optimismo general, la mayoría de las empresas estaban de acuerdo en la delicada situación en la que se encuentra el sector de la moda infantil en España, que se ha saldado con la desaparición de empresas como Bonnet à Pompon, Pili Carrera o Normandie.

“Estamos en una profunda crisis de la que veremos cómo salir”, reflexionan desde el expositor de La Ormiga. Otros expositores también coincidían que tras la pandemia se han perdido clientes multimarca históricos, que han cerrado debido a la crisis. “El sector está cada vez en una situación más difícil, a ver si remontamos”, aseguraba un representante de un expositor madrileño.

 

Esta semana, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó los datos demográficos correspondientes a 2021, en el que el número de nacimientos se redujo un 1,3% en España. “El panorama es desolar”, confesaban desde otro stand. Según Gimeno, una de las soluciones es recuperar el mercado de los teenagers.

 

En el año de la pandemia, la moda infantil en España registró un retroceso del 12,5%, hasta 975 millones de euros. A falta de los datos definitivos de 2021, Asepri esperaba finalizar el año con un incremento del 8% y volviendo a superar la barrera de los mil millones de euros.

 

 

Pistoletazo de salida del calendario

Con esta edición, Fimi da el pistoletazo de salida al calendario ferial de la moda infantil. El siguiente evento que reunirá al sector será Pitti Immagine Bimbo, que tendrá lugar entre el 22 y el 24 de junio en el recinto Fortezza da Basso, en Florencia. El evento se organiza por primera vez tras la pandemia de forma independiente al salón de moda de adulto. Algunas de las marcas españolas que participarán en el certamen italiano son Suncracy, Nines d’Onil, Canada House, Siena, Juliana o Twin&Chic.

 

Tras Pitti Immagine Bimbo tendrá lugar la feria Indx Birmingham, entre el 3 y el 4 de julio en la ciudad británica. En la edición participarán también compañías españolas como Ancar, Babidú, Babiné, Foque, JV Varón, Pan con Chocolate o Tartaleta.