Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Puma ficha a un ex directivo de Nike para liderar su filial española

17 mar 2010 - 00:00

Dos de los principales líderes mundiales de la industria de la moda deportiva intercambian directivos. El grupo alemán Puma, propiedad de PPR, acaba de fichar a Javier Ortega de la Cruz para pilotar su nueva etapa en el mercado español, tras romper el contrato de distribución con Estudio 2000 y tomar las riendas de su negocio.Según han confirmado a Modaes fuentes de Puma, Ortega se convertirá en director general de Puma Sports Spain, la nueva filial del grupo alemán en España. Esta sociedad fue constituida el 17 de diciembre de 2009, según figura en el Registro Mercantil. A partir de ahora, la sede central de Puma en España estará ubicada en Barcelona. Según han explicado a Modaes fuentes del sector, la compañía ha alquilado 3.000 metros cuadrados de oficinas en el complejo World Trade Center (WTC) Almeda Park, en Cornellà de Llobregat (Barcelona). La empresa aún no se ha instalado en su nueva sede. Hasta diciembre de 2009, Puma había gestionado su negocio en el mercado español a través de la empresa Estudio 2000, que contaba con la exclusiva para distribuir en España las prendas de la multinacional alemana. El pasado diciembre expiró el contrato y la matriz alemana decidió no renovarlo. Fuentes del sector señalan que Estudio 2000, con sede en Elche (Alicante), ha puesto en marcha un proceso legal contra Puma tras la ruptura del acuerdo. Estudio 2000 distribuía la marca Puma en el mercado español desde principios de los años ochenta. La compañía valenciana no ha querido hacer comentarios.Negocio a la baja Puma es actualmente el tercer grupo de moda deportiva del mundo, por detrás de Nike y Adidas. La compañía alemana cerró el ejercicio 2009 con unas ventas de 2.460,7 millones de euros, con una caída del 2,7% respecto al año anterior. El beneficio de la empresa se situó en 128 millones, frente a los 233 millones del ejercicio precedente. La empresa ha puesto en marcha este año un plan para adaptar su red de distribución internacional a la coyuntura económica. En España, la compañía ha cerrado establecimientos tan destacados como el que poseía en el barcelonés Paseo de Gracia, una de las calles más caras del país para instalar un local comercial. Fundada en 1948, la multinacional alemana distribuye sus productos en más de 120 países de todo el mundo y emplea a unas 9.000 personas.