Equipamiento

De Mango en la Quinta Avenida a Lululemon en Champs Elysées: la moda conquista el ‘prime’

La calle neoyorkina se situó en 2022 como el eje comercial más caro para abrir una tienda, según la última edición del informe Main Street Across the World de Cusman&Wakefield. También se han instalado en la vía empresas como Swarovski o Chopard.

De Mango en la Quinta Avenida a Lululemon en Champs Elysées: la moda conquista el ‘prime’
Swarovski y Chopard han abierto establecimientos en la Quinta Avenida de Nueva York en el último año.

I. C. / C. J.

7 dic 2022 - 05:00

La moda conquista el prime. El ránking de las principales calles comerciales ha dado un vuelco en 2022 con el sorpasso de la Quinta Avenida de Nueva York, que se ha convertido en el eje más caro para abrir una tienda, y la salida del ránking de Causeway Bay, en Hong Kong. Durante el año, tampoco han parado las operaciones de entradas y salidas en el high street.

 

Las operaciones en la calle neoyorkina han estado protagonizadas por Mango, que el pasado mayo abrió un flagship store en el número 711 de la Quinta Avenida, en un local de 2.100 metros cuadrados de superficie que anteriormente ocupaba Ralph Lauren.

 

También se ha instalado en la vía neoyorkina, donde el alquiler de un metro cuadrado al año asciende a 21.076 euros al año, un 14% más que antes de la pandemia, nuevos operadores como Swarovski. La empresa austriaca ha abierto un flagship store en el número 696, donde antes se ubicaba Saks Fifth Avenue.

 

También Chopard se ha instalado en el corazón de Manhattan en el último año, con la apertura de un establecimiento en el número 730 de la vía. La apertura de la nueva tienda supuso el cierre del flagship con el que el grupo operaba en Madison Avenue.

 

 

 

 

Por su parte, Cartier ha renovado su establecimiento en la vía, que en el último año ha arrebatado el oro al distrito hongkonés Causeway Bay, que este año ha salido del ránking principal (la tabla sólo admite una calle por ciudad, pero el distrito se mantiene como uno de los más caros de Asia).

 

La segunda posición la ha ocupado el distrito, también hongkonés, Tsim Sha Tsui, donde el metro cuadrado al año asciende a 15.134 euros. Pese a conseguir la plata, la vía ha reducido sus rentas un 41% frente a antes de la pandemia, debido a la caída del turismo y las continuas restricciones por la pandemia en la ciudad.

 

De hecho, varios operadores han cerrado sus establecimientos en Tsim Sha Tsui en el último año. Entre ellos se encuentran Burberry, Tiffany y Coach. Sin embargo, otros grandes operadores han puesto en marcha establecimientos en el distrito de Hong Kong en los últimos doce meses, entre los que se encuentran compañías de lujo como Hermès o Dior, así como empresas de distribución como Esprit o Li Ning.

 

 

 

 

Por su parte, la italiana Via Montenapoleone de Milán se ha alzado con el bronce de las principales calles del high street con una media de 14.547 euros el alquiler del local comercial al año. Las operaciones en la calle milanesa han sido pocas en los últimos doce meses: sólo han abierto Marni y Harry Winston.

 

En cambio, en la londinense New Bond Street ha habido más actividad. La vía, donde abrir una tienda asciende a 14.346 euros el metro cuadrado, ha dado la bienvenida este año a Balenciaga, que en marzo abrió un flagship store de 710 metros cuadrados de superficie. También se instalaron en la vía londinense otros operadores como LK Bennet, Rolex o la japonesa Seiko.

 

Otros de los protagonistas del retail ha sido la Avenida Champs Elysées de París, que en la última edición del ránking de Cusman&Wakefield retrocedió una posición, hasta la quinta plaza. El alquiler en la vía asciende a 11.069 metros cuadrados al año.

 

En el marco de su ofensiva internacional, la canadiense Lululemon se ha instalado en la calle parisina con la apertura de un flagship store, mientras que Montblac y Lacoste se han reforzado en París con nuevas tiendas en la Avenida Champs Elysées.