Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

De Inditex a H&M: dime cuán cerca de Kiev estas y te diré cuánto has caído en bolsa

El inicio de la guerra en Ucrania se hizo sentir en la mayoría de los mercados mundiales, pero no ha llegado a todas las bolsas con la misma intensidad: los vínculos comerciales o los posibles efectos secundarios de la guerra afecta el rendimiento del parqué.

De Inditex a H&M: dime cuán cerca de Kiev estas y te diré cuánto has caído en bolsa
H&M y Zalando han desplomado sus títulos en bolsa desde febrero, mientras que en Inditex, la caída es menor.

M. Tamayo / C. Juárez

24 oct 2022 - 05:00

El inicio de la guerra en Ucrania se hizo sentir en la mayoría de los mercados mundiales, pero no ha llegado a todas las bolsas con la misma intensidad: los vínculos comerciales o los posibles efectos secundarios de la guerra afectan directamente al rendimiento del parqué, así que cuando más cerca se encuentran los mercados de Kiev, más peligro de inestabilidad en bolsa, según el Banco Central Europeo (BCE). En el sector de la moda, la regla se cumple: H&M y Zalando han desplomado sus títulos en bolsa desde febrero, mientras que en Inditex, más alejada de la zona cero del conflicto, la caída es menor. 

 

La prima de riesgo geopolítica se ha instalado en los mercados tras el inicio de la guerra en Ucrania. Además de fijarse en el desarrollo de las compañías, las cifras del sector y estar atento a la inflación o la confianza del consumidor, los inversores tienen que estar muy pendientes de lo que pasa en Kiev y sacar el cuentakilómetros para calcular su exposición al conflicto.

 

“Inmediatamente después de la invasión, la distancia [de Kiev] se convirtió en un importante determinante de su rendimiento”, afirma el informe del Banco Central Europeo (BCE) How do markets respond to war and geopolitics? La entidad señala que esta medida es responsable de casi el 20% de la variación entre países en la bolsa, tras analizar ochenta economías de dentro y fuera de Europa.

 

“En otras palabras, los mercados de equity valoran una prima de riesgo geopolítica negativa”, asegura el BCE. Los precios de las acciones de los países cercanos a Ucrania se vieron altamente afectados, sobre todo en los primeros días de la guerra, un fenómeno que la entidad achaca a los vínculos comerciales y económicos que puede haber entre países cercanos y el riesgo de sufrir daños colaterales militares.

 

 

 

 

Tras los primeros días de la guerra, la prima de riesgo geopolítica abandonó el primer plano de los mercados, pero ha ido resurgiendo cuando la tensión escalaba en el conflicto. “Esto sugiere que los mercados bursátiles pueden no estar valorando la prima de riesgo geopolítico como un acontecimiento catastrófico raro (…), que supone que las catástrofes se reflejen permanentemente en la prima de riesgo, sino más bien a catástrofes poco frecuentes que varían con el tiempo”, apunta la entidad.

 

La entidad señala que los mercados de valores del este de Europa son los más expuestos a la prima de riesgo geopolítica, seguido de los mercados de la zona euro. El resto del mundo anota mejores resultados, aunque heterogéneos.

 

Entre ellos, el BCE destaca el comportamiento de Estados Unidos, con un rendimiento de acciones inferior a cero, aunque en la parte alta de la tabla, sólo hay tres países de la eurozona que anotaron un mejor comportamiento y ninguno de Europa del Este.

 

 

 

 

Aunque el indicador del BCE muestra una caída del riesgo a medida que avanza la guerra, también muestra que se ha estabilizado en un nivel “relativamente alto”. Para evaluar el avance de la guerra, la entidad ha utilizado un índice que mide las noticias que se publican sobre Ucrania, ya que, justifica que, cuanto más se habla de ello, más tensa está la situación.

 

El Ibex 35, a 3.636 kilómetros de Kiev, está firmando un año negro para la inversión. En el primer trimestre del año, el selectivo se dejó un 3,1% respecto al mismo periodo del año anterior, una caída que se ha ido acrecentando con un recorte del 4,1% en el segundo trimestre y un 7,3% en el tercer trimestre, según datos de Bankinter.

 

En el caso del selectivo Euro Stoxx 50, que agrupa las cincuenta mayores compañías de la eurozona, la caída ha sido aún más pronunciada. En el primer trimestre del año, el indicador recortó un 9,2% interanual de su valor, mientras que en el segundo trimestre el descenso fue del 11,5%. Sin embargo, en el tercer trimestre, el selectivo ha moderado su caída hasta el 3,3%. 

 

La cercanía a Kiev ha afectado a los principales operadores del sector de la moda a lo largo del año. H&M, el gigante de la moda cuya sede se encuentra más cerca de la zona cero del conflicto, ha recortado sus títulos en el parqué un 29,4% entre el 24 de febrero y el 20 de octubre.

 

 

 

 

Las acciones de Inditex, cuya sede se encuentra a 3.565 kilómetros de Kiev, también han evolucionado a la baja desde el estallido del conflicto, aunque la caída ha sido menor. Entre febrero y octubre, los títulos de la empresa, que acaba de vender su negocio en rusia al grupo libanés Azadea, en el parqué se han reducido un 6,04%.

 

En el periodo, además, el grupo ha tenido recortes más severos en bolsa, y ha reducido sus acciones a mínimos históricos. Una de las mayores caídas se produjo el 7 de marzo, después de que el gigante gallego anunciara que paralizaba su actividad en Rusia. En sólo una jornada, los títulos de Inditex en el parqué se desplomaron un 5,8%, perdiendo la barrera de los veinte euros por acción.

 

En el caso de Fast Retailing, la tercera mayor compañía del negocio de la moda y una de las más alejadas de Kiev, la evolución ha sido a la inversa. Yamaguchi, donde se encuentra la sede del dueño de Uniqlo y la capital ucraniana, están a 5.568 kilómetros de distancia.

Una distancia que ha servido para que la empresa no sólo no recorte sus acciones en bolsa en los últimos nueve meses, sino para que las incremente. Entre febrero y octubre, los títulos de la empresa japonesa se han elevado un 37,3%.

 

Gap es la única empresa que rompe la regla. La compañía estadounidense, la cuarta mayor del sector por cifra de negocio, es la más alejada de Kiev, pero a la que más le caen sus títulos desde febrero. Las acciones de la compañía estadounidense se han desplomado un 32,2% desde el estallido de la guerra, aunque el retroceso también ha estado motivado por la mala evolución de los resultados de la empresa y la salida de su consejera delegada, Sonia Syngal, el pasado julio.