Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Innovación, biomateriales y digitalización: el plan de 140 millones del calzado portugués

El proyecto está impulsado por el Clúster de Calzado y Moda, liderado por la Asociación Portuguesa de la Industria del Calzado, Componentes, Artículos de Piel y Sucedáneos (Apiccaps) y el Centro Tecnológico del Calzado de Portugal.

Innovación, biomateriales y digitalización: el plan de 140 millones del calzado portugués
“Intentar competir en cuanto a precio es un suicidio, siempre habrá alguien menos costoso”, apuntan desde Appicaps.

I. Carmona

14 jul 2022 - 05:00

Innovación, biomateriales y digitalización. Estos son los pilares sobre los que basará su desarrollo la industria portuguesa del calzado en los próximos tres años, un proyecto que supondrá una inversión de 140 millones de euros y que tiene el objetivo de crear “una nueva industria”.

 

Esta iniciativa es impulsada por la Asociación Portuguesa de la Industria del Calzado, Componentes, Artículos de Piel y Sucedáneos (Apiccaps) de la mano del Clúster de Calzado y Moda y el Centro Tecnológico del Calzado de Portugal (Ctcp) y se pondrá en práctica a través de dos proyectos paralelos: BioShoes4All, con una inversión de ochenta millones de euros, y Faist, de sesenta millones de euros.

 

El objetivo de la iniciativa, anunciada en enero y que presenta ahora su hoja de ruta detallada, es convertir la industria portuguesa del calzado en “referente en desarrollo sostenible y biomateriales”, explica Appicaps a Modaes.

 

 

 

 

BioShoes4All se basa en el desarrollo de biomateriales, calzado ecológico, economía circular, tecnologías avanzadas de producción y promoción. El objetivo de este punto es “garantizar una base productiva nacional resiliente y competitiva” con elementos como innovación, respuesta rápida y calidad.

 

Las áreas a transformar para este objetivo son los materiales, las tecnologías, los procesos y los productos. BioShoes4All también busca “minimizar y valorizar los residuos de producción y posconsumo en el contexto de la economía circular” y aumentar la trazabilidad de la cadena de valor. “Estamos poniendo en marcha hasta setenta iniciativas distintas y queremos lanzar hasta diez nuevos productos al mercado próximamente”, detallan desde Appicaps. 

 

El segundo subproyecto sobre el que se basa la nueva iniciativa de la patronal es Faist, con una inversión de sesenta millones de euros. Este pretende “aumentar el grado de especialización de la industria portuguesa de calzado para nuevas tipologías de producto”.

 

“Intentar competir en cuanto a precio es un suicidio, siempre habrá alguien menos costoso”, apuntan desde la patronal, “nuestra estrategia es mejorar nuestros procesos y hacer buen calzado made in Europe a precios justos”, explican.

 

De este modo, Faist pasará por innovar en la cadena de producción, centralizar al máximo en Portugal la cadena de valor del calzado y reforzar la cooperación entre universidades, institutos politécnicos, centros tecnológicos y empresas. También se pondrán en marcha oficinas piloto de nuevas tecnologías, especialmente centradas en la digitalización, el reciclaje y la automatización.

 

 

 

 

El proyecto se pone en marcha en plena crisis de la cadena de suministro, con los costes de las materias primas disparados y una inflación histórica en Europa, pero en Appicaps se muestran optimistas: “Tenemos el apoyo del Gobierno y las exportaciones ya están alcanzando niveles prepandemia, la recuperación es significativa”, asegura la patronal a Modaes. “Los negocios han cambiado, debemos invertir en una nueva industria para permanecer a la vanguardia”, sentencia Luis Onofre, presidente de Appicaps.

 

El proyecto cuenta con la participación de más de cien empresas de la industria portuguesa del calzado, además de entidades académicas, tecnológicas y científicas. La iniciativa se enmarca en el Programa de Recuperación y Resiliencia (PRR) del Gobierno portugués para potenciar las exportaciones. Los principales destinos internacionales del calzado del país son Alemania, Francia, Países Bajos y España.

 

La Comisión Europea habla de volver a tener industria textil en Europa, pero no todos operamos bajo las mismas condiciones, por eso el 90% del calzado comprado en el continente es importado de fuera”, argumentan desde Appicaps. “Gran parte de la inversión con la que contamos es de las empresas, eso demuestra la confianza y la iniciativa de la industria”, opinan.

 

La industria portuguesa de textil, confección y calzado también es candidata para acceder a los fondos Next Generation EU, que podrían ascender a 50.000 millones de euros de subvención y 14.000 millones de préstamos a devolver. Esta iniciativa tiene como eje fundamental enfrentarse a la crisis climática.