Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Circoolar da el salto al mercado internacional y aterriza en Países Bajos para crecer

La empresa barcelonesa especializada en moda corporativa sostenible cerró el ejercicio 2021 con unas ventas de 110.000 euros. Para este año, uno de sus objetivos es alcanzar el break even y ampliar su cartera de clientes hasta entre 35 y 40 marcas.

Circoolar da el salto al mercado internacional y aterriza en Países Bajos para crecer
En los últimos meses, la empresa ha ampliado su cartera de clientes y ya cuenta con 28 compañías.

Ainoa Erdozain

28 jun 2022 - 05:00

Circoolar, en busca de nuevos retos. La start up barcelonesa especializada en moda corporativa sostenible ha saltado al mercado internacional aterrizando en Países Bajos. La compañía ha destinado parte del capital que levantó en su última ronda para impulsar su internacionalización.

 

“En Holanda hay aproximadamente seis millones de personas que visten algún tipo de uniformidad, lo que representa la mitad de su población activa”, explica Luis Ribó, cofundador y consejero delegado de Circoolar, a Modaes. “A diferencia de España, el país holandés cuenta con un mercado más maduro que lleva tiempo apostando por la ropa laboral ética y sostenible”, señala el directivo.

 

Ribó también señala que “en Holanda hay más de cincuenta empresas que ofrecen un producto similar”, mientras que, en España, “la propuesta es diferencial, única e innovadora”. A principios de año, la compañía obtuvo la etiqueta eco de Bcorp.

 

“Sólo llevamos dos meses operando en Holanda y ya han salido las primeras propuestas”, explica el empresario. En el nuevo mercado, los planes de la empresa pasan por consolidar su posicionamiento y “hacerse un hueco” en cuanto a notoriedad de marca.

 

 

 

 

A mediados del año pasado, la empresa levantó su primera ronda de financiación, valorada en 100.000 euros y, más tarde, obtuvo un crédito Enisa por la misma cantidad. Desde entonces, Circoolar también ha ampliado su cartera de clientes, que ha pasado de 22 empresas a 28, entre las que se encuentran Isdin, especializada en cosmética, Uriach, especializada en farmacia, o Sorigué, una empresa de servicios de construcción.

 

La start up cerró su primer ejercicio fiscal con una facturación de 156.000 euros y, el año pasado, con 110.000 euros. De momento, en 2022, las ventas de la compañía ya han superado la facturación de los dos años anteriores.  De cara a cierre de 2022, el objetivo de Circoolar es que su cartera de clientes cuente con entre 35 y 40 empresas.

 

“Nuestra meta para este año es conseguir el break even, seguir sumando empresas y seguir impulsando el crecimiento de Circoolar”, sostiene Ribó. Por ahora la compañía no se ha marcado objetivo de facturación para finales de año debido a la “volatilidad del entorno”.

 

 

 

 

La distribución de los uniformes de Circoolar se realiza bajo demanda y a través de su canal digital. Más adelante, la start up también está considerando aliarse con una empresa de distribución para mejorar su propuesta ya que, de momento, Circoolar no tiene pensado crear ninguna toma de contacto con el canal físico.

 

Los orígenes de la compañía se remontan a 2019, cuando fue fundada de la mano de Luis Ribó y Celina Tamagnini en Barcelona. Su equipo se encuentra formado por cuatro personas y para septiembre el número se elevará hasta seis empleados. Próximamente, la compañía seguirá impulsando su crecimiento a base de colaboraciones.

 

Una de las últimas ha sido con Ágatha Ruiz de la Prada, diseñando uniformes para el festival Soul Summit Music de Madrid. Ribó también confiesa que puede que, más adelante, consideren lanzar colecciones de merchandising para tener otra línea de negocio e impulsar así el crecimiento de Circoolar.