Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Andrés Contreras: “Las ventas suben porque vendemos más caro, tenemos que usar otras métricas”

El consejero delegado de Bestseller para España, Latinoamérica y Portugal se mantiene optimista ante una posible crisis. Lo único que asusta al directivo sería la combinación de inflación, subidas de tipos y desempleo: “Sin lugar a dudas en España tendríamos que prepararnos para una crisis fuerte”, asegura.

Andrés Contreras: “Las ventas suben porque vendemos más caro, tenemos que usar otras métricas”
“La inflación en un principio es muy dulce, porque subimos precios y hace que crezcamos, pero tenemos que preguntarnos cuál es el crecimiento real”, declara.

C. Juárez / C. de Angelis

21 oct 2022 - 05:00

Veinticinco años con miras a otros veinticinco. Andrés Contreras, consejero delegado de Bestseller para España, Portugal y Latinoamérica, lleva toda su trayectoria vinculado a la empresa. Su padre fue uno de los primeros clientes de la compañía, y desde que inició su camino profesional, el directivo ha trabajado en ella. Contreras asegura que, en los últimos veinticinco años, el sector de la moda en España “ha avanzado hacia más especialización” y que el mercado “es uno de los más competitivos del mundo”. Sobre los próximos veinticinco años, el ejecutivo prefiere centrarse en que la empresa avance más allá de la moda. Optimista, a Contreras sólo le asustaría la combinación de tres factores: la subida de precios, el incremento de tipos y el desempleo. “Si eso ocurre, sin lugar a dudas en España tenemos que prepararnos para una crisis fuerte, y eso asusta”, confiesa.

 

 

Pregunta: Bestseller cumple veinticinco años en España. ¿Cuál es su balance?

 

Respuesta: El sector de la moda en España ha evolucionado mucho, hacia una más especialización y han entrado todos los jugadores del mercado, además de los locales, que son muy potentes. España es uno de los mercados más competitivos del mundo, desde precio bajo hasta lujo. Creo que ya no queda ningún nicho por explorar, pero continúa siendo interesante por turismo, por afluencia y por consumo.

 

 

P.: ¿Cómo ve el mercado español?

 

R.: Ahora mismo nos estamos quejando que no se vende ropa de invierno porque todavía hace calor, pero yo veo las oportunidades. Las calles están llenas, y las tiendas y los bares también. En todos los octubres de los últimos años ha hecho calor, lo que tenemos que hacer es adaptarnos. Nosotros somos optimistas en ese sentido.

 

 

P.: ¿Dónde ve la empresa en los próximos veinticinco años?

 

R.: Nuestra hoja de ruta es que Bestseller sea una empresa no sólo de moda y textil, sino una compañía tecnológica, por toda la mentalidad que siempre que ha habido detrás.

 

 

P.: Los últimos datos de la empresa arrojan cifras positivas. ¿Se puede hablar ya de recuperación?

 

R.: Nuestro Covid fue muy duro pero muy corto, nos recuperamos muy rápido, por la diversificación que tenemos de canales, marcas y mercados. Y también nuestros precios son asequibles. Fue una combinación de factores, y cuando un día no tiraba un canal, tiraba otro, y sino un mercado. Esa diversificación ha sido una ventaja.

 

 

 

 

P.: Sin embargo, dicen que viene una crisis. ¿Cómo afronta el cambio de escenario?

 

R.: Nosotros nos preparamos para eso, pero es cierto que no nos ha ido mal en las anteriores. Estamos acostumbrados, sabemos lo que puede venir y no tenemos miedo. Además, tenemos una ventaja muy grande, que somos la única gran empresa del sector a escala mundial que no tenemos inversores ni que dar explicaciones a nadie. Podemos pensar en el paso no de mañana, sino de pasado mañana. Si nos baja dos puntos el margen, pero nos ayuda a ser competitivos no nos desestabiliza. No tenemos que perder el tiempo en esas cosas.

 

 

P.: ¿Pero se puede el sector trabajar en el largo plazo con tantas disrupciones en el corto plazo?

 

R.: Sí, hay que saber dónde focalizar tu inversión. Nosotros somos una empresa que cada año reinvertimos gran parte de nuestro beneficio, y ahora lo estamos haciendo en tecnología, sostenibilidad y en acercarnos en nuestros clientes. Por eso, cuando hay crisis bajamos un KPI o el margen, pero estamos animados, seguimos abriendo oficinas y tiendas. Esa inercia la vamos a llevar, aunque no tengamos vientos a favor, porque la velocidad que llevamos es importante.

 

 

P.: ¿Tiene que cambiar la mentalidad de la cúpula empresa ante una situación como la actual?

 

R.: Nosotros estamos alerta, y estamos viendo oportunidades. Los grandes marketplaces son muy importantes y el ecommerce también. En retail físico también nos va bien, aunque estamos alerta porque en España cuando viene una crisis baja la rentabilidad de las tiendas, por eso estamos atentos a todos los indicadores. Y lo mismo en el canal multimarca. Yo siempre digo que tenemos clientes con los que llevamos trabajando décadas, y que su tienda es su medio de vida, han vivido cinco crisis y de que compre menos a que cierre una tienda es un paso muy grande. Están acostumbrados y saben lo que tienen que hacer, son mucho más profesionales y expertos que nosotros.

 

 

 

 

P.: En un escenario como el actual, de inflación y de incertidumbre. ¿Cuáles son los vectores de crecimiento para una empresa de moda?

 

R.: Apostaría por nuevos mercados, nosotros estamos entrando en Estados Unidos de manera muy fuerte y con una inversión importante, y Latinoamérica también, además de que en Europa seguimos creciendo.

 

 

P.: ¿Y China?

 

R.: China está manteniéndose, aunque ha bajado mucho por todas las restricciones que ha habido, han estado casi dos años cerrados. Ha sido muy fuerte.

 

 

P.: Usted es muy optimista. ¿Qué noticia le asustaría?

 

R.: La inflación es un hecho, no la habíamos visto en décadas. A eso le sumamos el tipo de interés, que estamos todos endeudados y estamos hablando de una fórmula explosiva. Si a eso le añadimos que la situación provoque que las empresas reduzcan su plantilla y haya desempleo y se combinan los tres factores en España, donde el salario está por debajo del europeo, ahí sin lugar a dudas va a ser duro. Si eso sigue, si se combinan todos estos factores, si la guerra no para, si continúa la energía incrementando y el Banco Central Europeo sube los tipos de interés, sin lugar a dudas en España tenemos que prepararnos para una crisis fuerte, y eso asusta. La inflación en un principio es muy dulce, porque subimos precios y hace que crezcamos, pero tenemos que preguntarnos cuál es el crecimiento real. La moda tiene que empezar a hablar con otras métricas, como unidades vendidas o las entradas de clientes en tiendas.