Empresa

Shein refuerza su producción e inyecta quince millones para la optimización de fábricas

El gigante chino de moda ultrarrápida inyectará el capital durante los próximos cuatro años en el marco de su programa Supplier Community Empowerment Programme (Scep). Sólo en 2023, la empresa completará cien proyectos de mejora.

Shein refuerza su producción e inyecta quince millones para la optimización de fábricas
Shein invertirá cerca de cuatro millones al año durante los próximos cuatro años.

Modaes

5 dic 2022 - 16:54

Shein refuerza su producción. El gigante chino de moda ultrarrápida y ultrabarata tiene previsto invertir hasta quince millones de dólares en los próximos cuatro años para la optimización de las fábricas de sus proveedores.

 

La empresa ha establecido esta estrategia en el marco de su programa Supplier Community Empowerment Programme (Scep), y para este año tiene previsto completar hasta cien proyectos y otros trescientos hasta 2027.

 

Shein ha puesto en marcha esta iniciativa después de ser acusada de explotación laboral. Según la empresa, los trabajadores de las dos fábricas señaladas reciben un salario muy superior a la media de Guangzhou, donde están ubicadas, aunque reconoce que las horas de trabajo de los empleados “están por encima de lo que permiten las regulaciones locales”, por lo que tomará medidas.

 

 

 

 

El Supplier Community Empowerment Programme es una inciativa que ha puesto en marcha Shein para garantizar que los trabajadores que emplean sus proveedores sean tratados de manera justa y respetuosa. Como parte del programa, todos los proveedores de la empresa aceptan a cumplir el código de conducta de Shein y pueden ser auditados sin previo aviso.

 

Shein, fundada en 2008, se ha convertido en uno de los mayores grupos de fast fashion en Occidente y, este año, prevé registrar una facturación de 24.000 millones de dólares, lo que la posicionaría como el segundo mayor operador de distribución de moda a escala internacional, por encima de H&M.

 

La cifra corresponde a un crecimiento anual del 50%, tomando como base unos ingresos de 16.000 millones de dólares en 2021, según estimaciones de Credit Suisse. El año pasado, el grupo aumentó sus ventas un 60% y, el año de la pandemia, las disparó un 250%.

 

En los últimos meses, sin embargo, la empresa ha perdido brillo y ha reducido su valoración un 30%, que en abril, tras la última ronda de financiación, se situó en 100.000 millones de dólares, en la que participaron inversores como nuevos inversores como General Altlantic y otros que ya habían invertido en la empresa, como Tiger Global Management y Sequoia Capital China.