Empresa

Acosta echa el cierre diez años después de su relanzamiento

La compañía catalana de bolsos, marroquinería y calzado, “ha pausado su actividad comercial”. La empresa, propiedad del grupo industrial Pyton, se replegó en el canal físico hace dos años y focalizó sus operaciones en su ecommerce.

Acosta echa el cierre diez años después de su relanzamiento
Pytón inició su actividad en 1939 especializada en la producción de bolsos y calzado de piel y tejidos.

C. Juárez

12 jul 2022 - 05:00

Acosta pone punto final. El grupo industrial Pyton, que compró la empresa en 2011, ha decidido suspender la actividad comercial de la firma de calzado y marroquinería, cuyos orígenes se remontan a 1942.

 

La marca ha dejado de comercializarse y todo el equipo directivo, liderado por Josep Sont, había ya abandonado la empresa en los últimos años. La sociedad Camlann 537 Ad, que gestionaba la actividad de retail de la marca, fue a liquidación en 2020, y ese mismo año salió también de la empresa Cristina Colomer, entonces presidenta de Acosta.

 

Entonces, el grupo industrial Pytón asumió la explotación de la marca y centró su actividad en el canal online tras echar el cierre a todos sus puntos de venta físicos. Hasta entonces, la compañía operaba con una decena de corners en El Corte Inglés, cinco tiendas propias y presencia en veinticinco puntos de venta multimarca.

 

 

 

 

Pytón es dueño de Acosta desde 2011 después de un acuerdo judicial. En plena crisis económica en España, Acosta avaló con la marca un préstamo de Pyton, uno de sus proveedores. Al no cumplirse el acuerdo, Pytón se adjudicó judicialmente Acosta.

 

En 2012, la empresa desapareció del mercado, y un año después reinició su actividad, comenzó a formar un nuevo equipo con un profesor del Iese, Manuel Velilla Barquero, al frente y a producir en talleres de Ubrique, Madrid y Alicante.

 

En 2015 la empresa empezó a tejer una red de distribución en España con tiendas propias y coners en El Corte Inglés, y puso en marcha un plan de expansión en el extranjero, con el desembarco en Suiza y Japón.

 

 

 

 

Acosta dio sus primeros pasos en 1942 de la mano de Cecilio Acosta, que puso en marcha en Madrid un taller artesanal de bolsos. Durante su momento álgido, la empresa llegó a contar con dos fábricas propias (una de producción de bolsos y otra de calzado) y cerca de treinta establecimientos.

 

Por su parte, Pytón inició su actividad en 1939 especializada en la producción de bolsos y calzado de piel y tejidos para tapicería de mobiliario. La compañía tiene su sede en Sant Boi de Llobregat (Barcelona).

 

Pytón SLU finalizó el ejercicio 2020 con una facturación de 6,8 millones de euros, un 39% menos que en 2019, según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil. En el ejercicio, la compañía engordó sus pérdidas, con unos números rojos de 530.486 euros. En el ejercicio la compañía pasó a estar dirigida por Josep Sont Colomer, miembro de la familia propietaria.

 

Los fondos propios de la empresa en 2021 ascendieron a 5,1 millones de euros, frente a los 7,7 millones de euros de 2019. El resultado de explotación de la empresa, por su parte, fue negativo, con unas pérdidas de 661.590 euros.